Los Mossos d’Esquadra han hallado muerto este domingo en una zona boscosa de Barcelona a José Rodríguez Salvador, conocido como el «violador de la Vall d’Hebron», quien a mediados de los noventa fue condenado a más de 300 años por 17 violaciones.

Fuentes cercanas a la investigación han asegurado a Efe que Rodríguez Salvador, de 61 años, habría muerto aparentemente de forma accidental, al caer por un terraplén.

Según la cadena Ser, habría aparecido muerto en una zona boscosa del distrito de Nou Barris de Barcelona.

Rodríguez Salvador salió en septiembre de 2007 de la cárcel tras cumplir 16 de los 311 años que se le impusieron de condena por 17 agresiones sexuales al beneficiarse de varias redenciones de condena, y dejó la cárcel sin que los psicólogos de la prisión Quatre Camins de La Roca del Vallés (Barcelona), donde cumplió condena, lo consideran rehabilitado.

«Doctrina Parot»

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) pidió hasta en tres ocasiones a la Audiencia de Barcelona que aplicara la «doctrina Parot» sobre cómputo de penas para alargar la estancia en prisión del violador, pero todos sus intentos fueron rechazados, y finalmente acudió al Supremo.

El Supremo admitió en 2008 el recurso de la Fiscalía contra su excarcelación, y dijo que le aplicaría la llamada «doctrina Parot», que establece que los beneficios penitenciarios se deben computar sobre cada una de las condenas impuestas y no sobre el total de la pena, por lo que volvió a prisión.

Allí estuvo hasta 2012, cuando quedó finalmente en libertad tras haber cumplido 20 años de cárcel, si bien la Fiscalía pidió a los Mossos que le hicieran un seguimiento.

El diario El País asegura que su familia denunció el sábado su desaparición y que finalmente los agentes han cruzado los datos cuando este domingo han encontrado un cuerpo en la zona de la carretera Alta de les Roquetes, en el barrio de Canyelles de Nou Barris