Las estatuas de los ministros republicanos y dirigentes socialistas Indalecio Prieto y Francisco Largo Caballero, situadas en la zona de Nuevos Ministerios, han sido objeto de un nuevo ataque con pintura roja y en la base del primero se puede leer la palabra “asesino”.

Lo denuncian en sendos tuits el PSOE y la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que acompañan sus textos de las fotografías que así lo atestiguan de los dos históricos líderes.

La última de estas acciones, que son recurrentes en el tiempo, tuvo lugar el pasado 16 de octubre contra la escultura de Largo Caballero.

 Teresa Ribera se pregunta en su mensaje de Twitter “Qué sociedad quieren quienes juegan a enturbiar y violentar los valores democráticos de nuestra sociedad. Nos encontrarán enfrente, defendiéndolos de nuevo. #LargoCaballero #IndalecioPrieto”.

El PSOE señala, por su parte, que estas acciones “No van a conseguir callarnos. No van a conseguir que el odio impregne nuestra sociedad. #NoPasarán!”.

El pasado 15 octubre, en cumplimiento de una resolución aprobada en el pleno del Ayuntamiento de Madrid, se retiró la placa de Largo Caballero en la Plaza de Chamberí, asunto por el que el PSOE y Más Madrid anunciaron su intención de acudir a los tribunales.

Además, a finales de septiembre, el Ayuntamiento de José Luis Martínez-Almeida decidió retirar las calles a Largo Caballero, presidente de la República (1936-1937) durante la Guerra Civil, e Indalecio Prieto, al apoyar PP y Cs una iniciativa de Vox, haciendo uso de la ley de memoria histórica aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Poco después, la vicealcaldesa de Madrid y líder de Ciudadanos en la capital, Begoña Villacís, anunció que en adelante su grupo no votará en ninguna iniciativa sobre memoria histórica que se presente en el Consistorio porque su partido, dijo, no se siente «heredero de ninguno de los dos bandos».