Una pareja que se hacía pasar por cuidadores obtuvo un botín de 7.000 euros en dinero y joyas robadas a un anciano de 89 años en Almería, según informa Espejo Público.

El hijo de Antonio reconoció en el programa de Antena 3 que contactó con estos cuidadores porque se encargaban del cuidado de otra persona mayor en un pueblo cercano a Urracál, en Almería, donde reside su padre.

Cuando la pareja de supuestos cuidadores ya contaba con la confianza de la familia, perpetraron el robo. Los delincuentes se llevaron dinero en efectivo y parte de una colección de sellos y joyas que tenían valor sentimental para el anciano. Además, la pareja dejó el inmueble que les facilitó Antonio para que pudieran vivir mientras trabajaban para su padre en muy malas condiciones.

La familia ha preferido ocultarle al anciano lo ocurrido para evitar su sufrimiento. «Lo tenían planificado y eligieron a una persona muy vulnerable. Actuaron con premeditación, nocturnidad y alevosía», señala Antonio.

Los delincuentes permanecen en paradero desconocido desde hace más de tres días.