Una mujer octogenaria ha muerto y cinco personas más han resultado heridas de carácter grave tras un incendio registrado la noche de este martes en la residencia de ancianos Adorea, ubicada en la barriada de San Pablo de Sevilla, según han informado a Europa Press fuentes municipales. El concejal de Gobernación del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha informado además este miércoles de que en total son 21 los ancianos del centro de personas mayores Adorea hospitalizados.

Sobre las 22,30 horas, el servicio de emergencias 112 ha recibido la primera de más de una decena de llamadas que informaban del incendio en la residencia, ubicada en el número 4 de la calle Baltasar Gracián.

Se trata de una residencia privada que dispone de 108 apartamentos repartidos en cuatro plantas. En el momento de iniciarse el fuego, en su interior se encontraban cerca de 90 personas, de las cuales una mujer octogenaria ha fallecido y otras cinco personas más han resultado heridas graves y han precisado traslado hospitalario.

El resto de personas que han resultado heridas menos graves o ilesas han sido trasladadas en un principio al Palacio de los Deportes ubicado en la Avenida Kansas City tras haber sido desalojadas completamente las instalaciones de la residencia. En este punto se ha habilitado un punto de información a familiares en la puerta ubicada en la calle Doctor Laffon Soto.

Según ha explicado con relación a las primeras pesquisas de los bomberos y la Policía Científica sobre las causas del siniestro, el «foco» de las llamas estaría localizado en «un cuartillo pegado a la escalera de emergencia», mientras «todo indica que tiene que haber algún tipo de aparato eléctrico» que originase las llamas, a lo que se sumaría según ha agregado «algún tipo de depósito de algunos productos que hiciesen que (el fuego) se propagara un poco más rápido».

El fuego se ha originado en la tercera planta del inmueble, donde había personas atrapadas en el interior, por lo que ha sido necesaria la intervención de varias dotaciones de bomberos y de servicios de emergencias, que han desplegado un operativo en las inmediaciones.

Los propios vecinos de la zona han colaborado en los trabajos de desalojo llevando mantas de sus propias viviendas y auxiliando a los desalojados, que en muchos casos han sido conducidos de manera provisional hasta los soportales de los bloques anexos.

Finalmente, el fuego se ha dado por extinguido pasada la medianoche, aunque el operativo continuaba en el lugar. Por el momento se desconocen las circunstancias que han provocado el incendio.

Tras las labores de triage que se están realizando en el Palacio de los Deportes, aquellas personas que no requieran asistencia médica serán trasladadas a otra residencia con cuidados adecuados a su situación, ha indicado Emergencias Sevilla en su cuenta oficial de Twitter.

En febrero de 2010, un incendio en una residencia de la capital hispalense provocó la muerte de siete personas. El fuego estuvo originado a un fallo eléctrico sin ninguna negligencia humana, según determinó la investigación judicial que llevó al archivo de la causa.

Más de 160 efectivos movilizados

Este incendio ha motivado la movilización de unos 60 agentes de la Policía Local, 22 de la Policía Nacional, 42 bomberos, más de 30 sanitarios (Epes061, SUAP, Red de Transporte Urgente del SAS y SAMU), 15 efectivos de Protección Civil, equipos de la Unidad de Emergencias Sociales (Umies), además de los profesionales de la propia residencia e incluso el apoyo de numerosos vecinos de la zona, como recordaba Espadas.

Dadas las bajas temperaturas de la noche y la fragilidad de las personas afectadas, todos los evacuados fueron trasladados en nueve autobuses de la empresa municipal Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) hasta del palacio de deportes de San Pablo, donde se habilitó una zona para el triaje sanitario previo al traslado a otras residencias.

Al margen de la mujer fallecida y los 21 ancianos evacuados a hospitales, cinco de ellos en estado grave, el resto de internos no hospitalizados, pues había un total de 72 personas en este centro de personas mayores en el momento del incendio, fueron realojados en una residencia de Sevilla, otra de Alcalá de Guadaíra y algunos de los residentes se marcharon con sus familiares personados en el lugar.