Sociedad

Identifican en una casa okupa de Madrid a Miguel Ricart, condenado por el crimen de Alcàsser

Cartel de búsqueda de Miriam, Toñi y Desirée, las niñas de Alcàsser

Cartel de búsqueda de Miriam, Toñi y Desirée, las niñas de Alcàsser EUROPA PRESS

Miguel Ricart, condenado por el triple crimen de Alcàsser, ha sido identificado por la Policía Nacional en una vivienda okupa de Madrid, según ha adelantado La Sexta. Fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en un comunicado han confirmado que Ricart, que salió de prisión en 2013, ha sido identificado en un control policial rutinario. No tiene cuentas pendientes con la Justicia.

Miguel Ricart fue sentenciado a 170 años de prisión en 1997 tras haber sido encontrado culpable del secuestro, tortura, violación y asesinato de las adolescentes Miriam García, Desirée Hernández y Toñi Gómez.

Tras la suspensión de la Doctrina Parot, su sentencia se redujo a 21 años, de modo que se preveía su salida de la cárcel para el 19 de enero de 2023. No obstante, Ricart fue liberado de prisión con antelación, el 29 de noviembre de 2013. Es la única persona que ha sido juzgada y condenada en relación con el crimen de Alcàsser.

Tras su salida de la prisión de Herrera de La Mancha, Ricart ha tratado de llevar una vida anónima aunque ha sido localizado en varias ocasiones por medios de comunicación. Llegó a conceder una entrevista a Antena 3 en la que, tras cumplir condena, siguió defendiendo que fue condenado como «cabeza de turco».

Antes de su liberación, el entonces responsable de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, adelantó que Ricart no tenía «pronóstico favorable de reinserción».

El caso Alcàsser volvió a ponerse de actualidad en 2019 tras el estreno de una serie documental en Netflix que analizaba la cobertura mediática del caso, sus flecos sueltos y todas las claves alrededor de la historia.

El gran misterio del caso Alcàsser sigue siendo el paradero actual de Antonio Anglés, considerado por la sentencia como el otro autor del crimen, pero al que nunca se llegó a detener. Su paradero sigue siendo desconocido casi 30 años después de ser visto por última vez en Lisboa.

Comentar ()