Las fuerzas de seguridad lograron identificar y detener a un hombre, vecino de Tui, que fue condenado por la violación de una turista asturiana registrada en el año 2017 y que se encontraba en busca y captura. La sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha comenzado este viernes a tramitar la extradición del hombre, que fue arrestado el día anterior en Alemania.

El detenido es Moisés A.G., de 27 año, condenado a 10 años de prisión por una agresión sexual perpetrada contra una turista asturiana en Salceda de Caselas (Pontevedra) en 2017.

El tribunal consideró probado los hechos denunciados y que se registraron el 14 de abril de 2017, cuando la víctima y este hombre se conocieron en un bar próximo al hotel de Tui en el que ella se hospedaba junto a su pareja. Ambos se encontraban en Galicia con motivo de la Semana Santa.

La denunciante indicó que, después de que su novio abandonase el local, Moisés A.G. se ofreció a llevarla al lugar en el que se hospedaba en su coche y que, durante el trayecto, detuvo el automóvil en una zona boscosa de Salceda de Caselas para, supuestamente, consumir cocaína.

La víctima sostuvo que, después de que el joven intentase besarla y ella lo rechazase, Moisés A.G. la agredió para intentar meterla en el coche y la forzó a mantener relaciones sexuales y a practicarle una felación.

En el momento en el que él abandonó el coche, ella escapó y se metió en una laguna cercana para huir de él. Tras no poder contactar con su pareja, llamó al 112 a las 9,03 horas y fue asistida por agentes de la Guardia Civil a las 9,08 horas.

Golpes y secuelas

Los agentes comprobaron que ella tenía la ropa mojada y que, según ha considerado probado el tribunal, «presentaba golpes en la cara a la altura del pómulo y la sien izquierda». Posteriormente, se la trasladó en ambulancia al hospital y tuvo «secuelas consistentes en trastorno de estrés postraumático en grado moderado».

El tribunal consideró acreditado que el imputado consiguió que la mujer se subiese en su coche con el pretexto de llevarla a su hotel y que, «sin su conocimiento ni consentimiento», la trasladó a una zona «totalmente aislada e intransitable», cubierta de maleza y árboles.

Una vez allí, según se recoge en la sentencia, la golpeó «de forma continuada e incesante en la cabeza» hasta el momento en que se quedó inmóvil y la violó.

La Audiencia emitió el pasado 30 de noviembre una orden de detención europea e internacional para tratar de localizar al condenado, lo que provocó finalmente su detención en Alemania.