La Guardia Civil ha liberado en Almería a cinco menores de una red de prostitución infantil y ha detenido a diez personas, entre ellas la presunta proxeneta de estas adolescentes, por delitos de prostitución de menores, explotación sexual, corrupción de menores y abuso y agresión a menores.

Según ha informado en una nota la Comandancia de Almería, la red era gestionada por una mujer mayor de edad, que se valía de una relación de amistad con las menores para explotarlas sexualmente con clientes que buscaba a través de páginas web de contactos y de chats de contenido sexual.

Algunos de los clientes estuvieron solicitando servicios de las menores con una frecuencia semanal durante dos años, ya que comenzaron a ser prostituidas en 2019, cuando tenían las edades de 13, 15 y 16 años.

La operación ‘Terciaria’ se inició en junio de 2020, tras la denuncia de la madre de una de las menores al encontrar una serie de mensajes de WhastApp que revelaban un comportamiento extraño en el móvil de su hija.

La investigación permitió conocer que esta menor de edad, junto a otras cuatro, estaba siendo prostituida por una mujer que había tejido una red de clientes a través de anuncios.

Esta persona cobraba más de la mitad del dinero que las víctimas percibían por la realización de cada uno de los servicios de prostitución, y en algunas ocasiones trasladaba personalmente a las menores hasta el lugar del encuentro con los clientes.

Estos servicios, que comenzaron en los primeros meses de 2019 y se alargaron en el tiempo durante casi dos años, eran realizados por las menores en los domicilios de los clientes, en lugares elegidos por ellos y en aparcamientos aislados de distintos municipios de la provincia de Almería.

La operación ha sido desarrollada en tres fases. En la primera se procedió a la detención de la proxeneta como presunta autora de los delitos continuados de prostitución de menores, explotación sexual y corrupción de menores.

Esta mujer ingresó en prisión y los menores fueron puestos a disposición de sus familias, informándoles de las actividades de las que estaban siendo víctimas.

En la segunda fase se ha detenido a los dos miembros más activos de la red, los cuales llegaban a mantener hasta tres encuentros semanales con las menores. Finalmente, en la última fase se detuvo al resto de miembros de la red de clientes.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los detenidos, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción número 2 de Almería.