El Ayuntamiento de Barcelona ha cerrado por exceso de bañistas tres playas de la ciudad en la tarde de este sábado, primer día de la temporada alta de baño en la capital catalana, han informado a EFE fuentes municipales.

Se trata de las playas de la Mar Bella, Nova Icària y Bogatell, cuyos accesos se han cerrado por alta ocupación a las 18:00 horas.

Este año, en el que se mantiene varias directrices con motivo de la pandemia del coronavirus, el Ayuntamiento de Barcelona ha implementado un sistema de control de aforo en las playas que, desde hoy, inicio de la temporada alta, está integrado por 22 informadores, 24 controladores de acceso, y dos coordinadores repartidos en dos turnos, personal que trabajará desde lunes a domingo, desde las 10:00 hasta las 20:00 horas.

Estas personas, además de hacer un seguimiento del aforo de las playas, trabajan también para la sensibilización ambiental de los bañistas y reciben información sobre las medidas de prevención de la covid.

El Ayuntamiento de Barcelona, además, dispone de una web que informa en tiempo real del nivel de ocupación de las playas para evitar aglomeraciones y que los ciudadanos puedan conocer a qué punto del litoral es mejor que se dirijan.

Desde el inicio de la temporada de baño, el 27 de marzo, esta web ha recibido unas 12.000 visitas.

El consistorio informa en esa página del nivel de aforo con colores: la bandera verde indica una ocupación de menos del 40 por ciento; el amarillo, de entre el 40 y el 60 por ciento; la naranja, de entre el 60 y el 80 por ciento, y roja, cuando se supera ese porcentaje.

La capacidad de las playas se calcula para que los usuarios puedan mantener la distancia recomendada de un metro y medio, por lo que las de Barcelona pueden acoger al mismo tiempo a 25.575 personas.

La temporada del pasado año, entre junio y septiembre, se tuvieron que cerrar accesos a las playas en 38 ocasiones.

Este año, además, Barcelona pone en marcha las «playas sin humo», en las que estará prohibido fumar, prueba piloto que se desarrollará en las de Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Nova Mar Bella.

A partir del 5 de junio, también funcionará un nuevo servicio de baño asistido para personas con discapacidad, con más material de apoyo.

Coincidiendo con el inicio de la temporada alta de baño, que se prolongará hasta el 12 de septiembre, se ha abierto también la playa para perros situada en la de Llevant.

En estos meses, los servicios de información funcionarán entre las 10:00 y las 20:00 horas, y los de socorrismo y salvamento, entre las 10:30 y las 19:30 horas, de lunes a domingo. Estos últimos, además, estrenan 21 torres de vigilancia en las que se han invertido 1,4 millones.

Las playas de la ciudad están equipadas con 117 lavabos públicos, de los que 29 están adaptados, además de con 97 duchas.

Los catorce chiringuitos de las playas ya están también abiertos, en los horarios y con las medidas fijadas por el Procicat.

La limpieza de las playas corre a cargo de veinte equipos de trabajos con 32 operarios, que peinan la arena mañana, tarde y noche ayudados con veinte vehículos, y la de residuos flotantes corre a cargo de tres embarcaciones habilitadas para esta labor en un radio que va de los cero a los 925 metros de distancia de la playa.