La selección española absoluta de fútbol ha vuelto a disputar un partido en Cataluña por primera vez desde febrero de 2004, hace más de 18 años. Una ausencia anómala marcada por la tensión política que se ha roto hoy con el amistoso ante Albania en el estadio del Espanyol en Cornellá, lleno hasta arriba con 35.444 espectadores que han propiciado un ambiente absolutamente festivo, encendido y muy poco habitual en partidos de este tipo.

España ha ganado 2-1 con gol del barcelonista Ferrán Torres en el minuto 75. Albania empató diez minutos más tarde por medio de Uzuni tras un grosero error entre el central Pau Torres y el portero David Raya, que juega en el Brentford de la Premier League y debutaba hoy con la selección. El partido lo ganó Dani Olmo con un golazo espectacular en el minuto 89, un disparo con la derecha con mucha rosca que entró por la escuadra del portero rival.

El público, no obstante, estaba de fiesta desde antes. El partido ha discurrido entre gritos de «Cataluña es España», «yo soy español», «Cataluña éoé» o «viva España» repetido de fondo a fondo.

El minuto 17:14, en el que en otros estadios como el Camp Nou se suelen entonar cánticos independentistas, ha pillado a la afición haciendo la ola. Antes, en el arranque del partido, el himno ha tronado en el RCDE Stadium mientras en uno de los fondos se desplegaba una gran pancarta con los colores de la bandera y el lema ‘Barcelona con la selección’.

Durante el partido, además, la afición ha coreado al seleccionador Luis Enrique, que en las últimas horas ha bromeado sobre su futuro, aún sin contrato para después del Mundial que se disputará en Qatar el próximo invierno.