La adolescencia es una de las etapas más importantes en el desarrollo de los jóvenes en futuros adultos, donde las críticas, tanto positivas como negativas, inciden directamente en su visión de la vida. El aprendizaje siempre requiere de error y acierto y eso es algo que un padre ha querido resaltar al enterarse de que un profesor lleva todo el año diciéndole que no valía para nada.

El adolescente decidió contarlo en Twitter adjuntando una imagen del mensaje de su padre: «Un profesor llevaba un año entero diciéndome que no valgo para nada y mi padre decidió escribirle un email». El tuit ya se ha hecho viral y ha generado un debate en torno al comentado mensaje.

«Las lecciones se las doy yo, no usted»

«Buenos días Ramón, me dirijo a usted cómo padre y como persona que fue joven una vez», comenzaba el mensaje del padre. «El otro día me escribió usted diciendo que si mi hijo sigue así no va a llegar a nada en la vida, que sabes que no estudia mucho, que sale de fiesta, que bebe alcohol y que fuma marihuana».

«Obviamente yo, como su figura paterna, no estoy contento con estos comportamientos, pero déjeme decirle que no todo en la vida es estudiar, que Fernando es un joven de 18 años y que hay cosas en la vida que se aprenden por prueba y error. Yo, o incluso un profesor, podemos ayudar a guiarle y a decirle qué está bien o está mal, pero si algo tengo claro es que cuando mi padre me prohibía o me castigaba lo único que conseguía es que lo hiciese a escondidas y que nuestro vínculo padre-hijo se fuese disolviendo», ha explicado.

Por ello, ha añadido, «soy partidario de que Fernando aprenda por sí mismo, siempre con mi guía y apoyo, pero me reitero, no todo en la vida es estudiar, si tiene que repetir, que repita, es su proceso de aprendizaje y yo también disfruto cómo el aprende habilidades sociales y cómo tiene muchos amigos. Eso no se puede aprender en la escuela».

«Y bueno, todo el mundo de joven se ha fumado un canutillo (inclusive usted, me atrevería a decir), así que por favor no le vuelva a decir a mi hijo que no vale para nada en la vida, las lecciones se las doy yo, no usted. Un saludo», ha finalizado.

La viralización de este mensaje ha suscitado en Twitter una discusión sobre si la actitud del padre puede estar pecando de ser demasiado protectora o si realmente el profesor ha sobrepasado los límites de su labor.