Sociedad

Un conductor se niega a un control de alcoholemia en Santander y al huir choca con dos coches

Se salta un control en Santander, huye, choca con dos coches y se niega a la alcoholemia. Europa Press

La Policía Local de Santander detuvo ayer por la tarde a un conductor de 32 años que se saltó un control, casi atropella a un agente y se dio a la fuga para acabar chocando contra dos coches. Además, una vez detenido, opuso resistencia y se negó a someterse a la prueba de la alcoholemia pese a tener «evidentes síntomas» de haber bebido.

Según el relato de la Policía Local en un comunicado, los hechos se iniciaron ayer, miércoles, sobre las 19.15 horas, cuando agentes que estaban realizando un control preventivo en la calle Montevideo de la capital cántabra vieron cómo un vehículo se acercaba hasta su posición «a gran velocidad y ocupando los dos carriles de la citada calle» pese a que ésta era de doble sentido.

Por ello, uno de los agentes procedió a dar el alto al vehículo pero el conductor «ignoró» la orden, aumentó la velocidad y sobrepasó la posición del agente, que, según la Policía, «tuvo que apartarse para no ser «atropellado».

En ese momento se inició una persecución por diferentes calles de la ciudad, en las que el conductor se saltó un semáforo en rojo. La fuga acabó en la calle Isla de Cuba, donde chocó con dos vehículos que estaban aparcados.

Tras bajarse del coche, el conductor huyó a pie del lugar pero fue interceptado en la calle Padre Rábago, donde se le solicitó la realización de la prueba de alcoholemia, a la que se «negó reiteradamente», intentando marcharse del lugar e increpando a los agentes «con insultos y amenazas».

Por todo ello, se procedió a su detención, a la que -dice la Policía- «opuso una fuerte resistencia, lanzando golpes para impedir ser reducido».

Tras lo ocurrido, se instruyeron diligencias judiciales contra el implicado por tres supuestos delitos contra la seguridad vial; uno por conducir bajo los efectos de bebidas  alcohólicas al presentar -apunta la Policía Local- «claros y evidentes síntomas de su ingesta»; otro por negativa a someterse a las pruebas de detección alcohólica, y otro por conducir de forma temeraria.

También se instruyeron las correspondiente diligencias judiciales por un supuesto delito de atentado a agente de la autoridad en grado de tentativa, al estar «a punto» de atropellar a uno de los agentes; por otro supuesto delito de desobediencia a agente de la autoridad, al no detenerse en el control y finalmente por otro de resistencia a agente de la autoridad al oponerse a su detención.

Además, fue denunciado por tener caducada la ITV del coche, que fue retirado por una grúa al depósito municipal de Ojaiz.

Otro conductor triplica la tasa de alcohol

Unas horas antes de este suceso, la Policía Local había sorprendido en un control en la Avenida Eduardo García del Río a otro conductor conduciendo ebrio.

Concretamente, superó en más del triple la tasa permitida, por lo que se instruyeron diligencias judiciales contra el implicado, en calidad de investigado no detenido, por un supuesto delito contra la seguridad vial.

Otros asuntos

Por otra parte, durante la tarde-noche del martes y el día de ayer, que era festivo nacional, la Policía denunció a once personas por beber alcohol en la vía pública.

También han sido denunciados dos negocios de hostelería por incumplir la normativa de terrazas y el miércoles al mediodía al responsable de una vivienda por tener la música alta, molestando a los vecinos.

Al margen de estos asuntos, ayer por la tarde, una ciclista de 16 años resultó herida en la calle Ricardo López Aranda tras colisionar con un turismo. Fue atendida en el lugar por una ambulancia pero no precisó ser trasladada a ningún centro sanitario.

Te puede interesar

Comentar ()