Sociedad

La cara oculta del Black Friday: el riesgo de recaída de los adictos a las compras

Pareja de compras.

Pareja de compras. Freepik

Calcetines, velas, ordenadores, o incluso cualquier producto de maquillaje. Todo está al alcance de un click. Solo hace falta pulsar el ratón para que, a las horas, el artículo ya esté llamando a la puerta de casa. En pleno Black Friday los estímulos que incitan al consumo te rodean constantemente. Buceas por internet, abres el correo electrónico, caminas por la calle, y los “chollos” hacen que caigas ante la tentación y adquieras ese producto que llevabas tiempo buscando. Que si no deberías dejar pasar esta oferta, que si quedan dos últimas unidades de tu producto favorito… La decisión la tienes que tomar ahora, y todo con un único objetivo: comprar.

En una sociedad de consumo es difícil diferenciar dónde está la línea que diferencia la compra compulsiva de la “normal”. El problema viene cuando eres incapaz de controlar el impulso y sientes un deseo irrefrenable de consumir. En la adicción a las compras, “ocurre algo parecido que en el resto de las adicciones, pero en este caso no hay una sustancia”, explica Laura Rodríguez, psicóloga especializada en adicciones en CEPSIM (Centro Psicológico Madrid). “Es algo incontrolable, la persona deja de tener control sobre lo que va a comprar”, indica.

El Single Day, el Black Friday o las rebajas de enero. Todas estas fechas marcadas en el calendario como épocas de mucho consumo, incitan a las compras compulsivas y ponen en peligro a los adictos a las compras, que pueden volver a recaer. “Si una persona es adicta a una sustancia y va a una fiesta, que es el entorno en el que suele consumirla, hay que prevenirlo. En este caso, todas estas rebajas y estímulos te lo ponen a la altura de los ojos, y no te puedes tapar los ojos por la calle”, relata Rodríguez.

Las personas adictas a las compras se autoengañan. Su cabeza les dice que lo necesitan, aunque ya lo tengan

No hay un patrón claro. Da igual qué producto sea, la cuestión es comprar. No suelen ser “productos de primera necesidad”, más bien “gadgets o cosas pequeñas del día a día con precios razonables que no llaman mucho la atención”, explica Rodríguez. “Las personas que lo padecen se autoengañan. Su cabeza les dice que lo necesitan, aunque ya lo tengan”, aclara. Este tipo de comportamientos afecta sobre todo a personas de entre 20 y 35 años, que “son edades en las que es más accesible comprar por internet”. Aunque, advierte, “muchas pasan desapercibidas”.

En las compras online, a veces no hace falta ni siquiera poner los números de la tarjeta de crédito o los datos del usuario porque ya están guardados en la plataforma. Lo que incita a que la compra esté a base de un click. Ni siquiera tienes que desplazarte a la tienda, y volver con las bolsas en la mano que te recuerdan lo que has gastado. De hecho, en muchos casos, a pesar de que en un primer momento “les genera una satisfacción inmediata y les alivia, más tarde acaba creándoles culpabilidad, como ocurre con el juego”, apunta Rodríguez. Entonces, todos los reproches sobrevuelan sobre la cabeza de los adictos: “me he gastado mucho dinero, esto no lo necesitaba, me siento culpable”.

Primero compran y luego piensan en el dinero

Las personas que padecen esta adicción empiezan a gastar grandes sumas de dinero, por lo que acaban teniendo deudas. Todo esto acaba afectándoles a su vida diaria e incluso al trabajo, ya que “para conseguir el dinero son capaces de engañar o robar a sus familiares o amigos”, indica la psicóloga. De hecho, suele ser la propia familia quien se da cuenta del problema y “lo acaba llevando a consulta”, relata. 

No se puede eliminar del todo. La persona va a seguir necesitando comprar cosas, así que la clave es hacer terapia para controlar el síntoma

Rodríguez ha tenido varios pacientes con estas patologías, pero según indica, “no suelen venir con una adicción concreta a las compras”. “No es algo aislado, vienen de la mano de otras adicciones, y de repente aparece todo esto: que realiza muchas compras compulsivas, que luego se siente mal y que no puede pararlas”. Alguna vez se ha encontrado con pacientes con problemas de juego, que cuando estaba mejorando y “no jugaba tanto”, de repente, “se empezaba a meter en internet y empezaba a comprar mucho”, cuenta. Es decir, una patología acababa en otra patología.

Una vez se ha detectado el problema, el primer paso a seguir es “ver qué le ha pasado a esa persona en su vida para que haya desarrollado esa adicción”. Según indica la psicóloga, “hay que controlar los impulsos, ver estrategias con la persona de cómo controlarlo o incluso reducirlo, porque en realidad no se puede eliminar del todo, la persona va a seguir necesitando comprar cosas, así que la clave es hacer terapia para controlar el síntoma”, añade.

No hay tanto chollo en el Black Friday

El Black Friday, que en los últimos años se ha impuesto como la cita clave de las compras, cuenta con grandes ofertas que, como se ha podido ver otros años, a veces no son para tanto. De hecho, según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), en 2021 fueron más los productos que subieron que los que bajaron. Este año, a pesar de no tener los datos definitivos, tras comparar precios de 16.155 productos de 37 categorías a la venta en 69 tiendas online, han llegado a la conclusión de que, esa última semana, apenas un 2% de productos eran el lunes más baratos que en cualquier día previo de los últimos 30 días. Según indica Enrique García, portavoz de la OCU a El Independiente, «el 37% se pudo comprar más barato en algún día previo al 21 de noviembre».

«De forma habitual son las grandes cadenas las que a través de fuertes campañas publicitarias utilizan más esta estrategia, aunque hemos visto como en pocos años se ha consolidado esta tendencia y se ha generalizado bastante», explica el portavoz. «Comprar en oferta siempre compensa, siempre y cuando la oferta sea real», añade.

Además, hace recuerda a los consumidores que «si no te convence, tienes 14 días para devolver el producto comprado por internet sin dar explicaciones».

Te puede interesar

Comentar ()