El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha ratificado la sentencia condenatoria contra el Ayuntamiento de Cospeito (Lugo), obligado a indemnizar con 32.000 euros a una vecina que sufrió una caída en la calle debido al estado de la vía pública.

En un fallo emitido el pasado 23 de noviembre que se ha dado a conocer este jueves y contra el que cabe recurso de apelación ante el Tribunal Supremo, la sala de lo contencioso administrativo del TSXG desestima el recurso de apelación presentado por el municipio lugués y confirma la sentencia de primera instancia de un juzgado de Lugo.

Así, determina que la causa de la caída fue el estado de la calle, donde las baldosas estaban «levantadas y sueltas» al pie de un árbol donde se produjo el accidente, algo que, según refleja la resolución, queda acreditado en fotografías «cuya autenticidad nadie pone en duda.

La sala asegura que las baldosas levantadas fue lo que provocó la caída «porque estaban en su zona de paso una vez que aparcó su automóvil y trataba de acceder al supermercado».

Además, el tribunal incide en que «la dejación en el mantenimiento de la vía pública» por parte del ayuntamiento «no era algo incidental o esporádico». «De hecho, las baldosas existentes al pie del árbol en que se produjo el siniestro llevaban tiempo en estado deficiente», añaden, a renglón seguido, los jueces.

Así las cosas, remarca que el estado de las calles «no puede ser minusvalorado» como alegó la representación del ayuntamiento, puesto que no cumple con «los estándares de seguridad exigibles».