Sociedad

El matrimonio muerto en Fuenlabrada no se había denunciado nunca: "Eran unos abuelos normales"

Puerta del domicilio en el que la Policía encontró al hombre envenenado y su mujer ahorcada, en Fuenlabrada.

Puerta del domicilio en el que la Policía encontró al hombre envenenado y su mujer ahorcada, en Fuenlabrada. EFE

El matrimonio hallado muerto este lunes en su piso de la localidad madrileña de Fuenlabrada, supuestamente después de que la mujer de 54 años se ahorcase tras envenenar con lejía a su marido de 64, nunca se había denunciado entre sí ni había mostrado indicios que hicieran presagiar el crimen, han informado a EFE fuentes policiales.

Antes de quitarse la vida, la mujer, que padecía un trastorno mental que no le impedía hacer una vida normal, dejó una nota en la vivienda en la que confesaba su intención de suicidarse.

Los servicios de emergencias acudieron al domicilio de la calle Islandia sobre las 13:00 horas alertados por los dos hijos del matrimonio, que habían estado con ellos la noche anterior y que desde entonces no habían podido contactar.

Los sanitarios del Summa 112 y la Policía hallaron a la pareja ya fallecida y tuvieron que asistir, a través de un equipo de psicólogos, al hijo y a la hija de las víctimas por sendos ataques de ansiedad.

Junto a los cadáveres, que estaban en la misma habitación, se encontró lejía, lo que hizo pensar a los investigadores que la mujer había envenenado a su marido antes de ahorcarse.

Según las primeras pesquisas del Grupo V de Homicidios de la Policía Judicial de Madrid, la presunta autora del crimen habría suministrado dicho producto de limpieza mezclado con bebida a su pareja.

También se investiga si previamente le hizo ingerir algún tipo de medicamento, aunque tales extremos serán confirmados o rechazados a través de los resultados de la autopsia.

Algunos vecinos han mostrado su «sorpresa». Uno de ellos ha contado que les veía con su nieto pequeño, del que se solían hacer cargo, como unos abuelos «normales». «Nos hemos quedado alucinados», ha reconocido.

El Ayuntamiento de Fuenlabrada activó el Servicio de Atención a la Víctima, que ya se entrevistó la tarde de este lunes con los dos hijos del matrimonio, según precisaron a EFE fuentes municipales.

‘Nunca jamás les he visto discutir’

Una de las vecinas de Rosa y Clemente ha señalado en declaraciones a Europa Press que su relación era «buenísima». «Nunca jamás les he visto discutir, ni voces. No tenían deudas con la comunidad ni nada. Era un pareja fabulosa. Me he quedado sorprendida. No sé si estaba con un bajón o con algo de depresión, pero no lo sabía», ha apuntado.

En la misma línea se ha pronunciado Carmen, otra vecina, quien ha definido a la pareja como «normal». «Si tenían problemas entre ellos no tengo idea, pero no he oído nunca nada. Nos ha sorprendido un montón porque no te esperas una cosas de estas. Eran vecinos de muchísimos años. Yo me enteré de repente cuando estaba paseando el perro y llegaron las ambulancias. Pensaba que alguien le había dado un infarto. Todo el mundo se ha quedado alucinado. Ha sido un palo», ha relatado.

Te puede interesar

Comentar ()