Deportes

Muere Maradona a los 60 años

Ciudadanos de Nápoles se concentran frente a un mural de homenaje a Diego Armando Maradona, tras su muerte a los 60 años.

Ciudadanos de Nápoles se concentran frente a un mural de homenaje a Diego Armando Maradona, tras su muerte a los 60 años. EFE

El futbolista Diego Armando Maradona ha fallecido a los 60 años de edad por una parada cardiorrespiratoria, según ha informado Clarín en exclusiva en la tarde del miércoles. La noticia ha salpicado al mundo del balompié y ha dejado a su nación golpeada por la muerte del que allí consideran como el verdadero ‘D10s’.

El 3 de noviembre, Maradona tuvo que ser intervenido por un edema cerebral en Buenos Aires, una operación delicada que superó sin mayores complicaciones, según declaraciones de su médico Leopoldo Luque. Después de haber recibido el alta, el astro argentino se recuperaba en Tigre, lugar situado en Buenos Aires donde hoy ha colgado sus botas de manera definitiva.

Como han informado desde Argentina, el Diego habría fallecido por causas naturales. Como declara el diario deportivo líder en el país, Olé, Maradona comenzó la mañana temprano, como cualquier otro día: “desayunó, caminó y volvió a recostarse”, afirman desde el Río de la Plata.

La favorable evolución y recuperación del ’10’ tras su operación no hacía pensar que el Pelusa fuera a dejarnos tan pronto. Pero la realidad ha noqueado los cimientos del fútbol de antaño, de barro y autenticidad.

El pasado 30 de octubre, Diego Armando cumplía 60 años y medio mundo celebraba que el barrilete cósmico pudiese soplar seis décadas en velas tras los diversos impedimentos físicos y peligrosos consumos pasados que no le auguraban la mejor salud. Que Maradona pusiera fin a una vida de altibajos no sorprendería a nadie, pero cuando llega el momento de contar su despedida, las palabras se emborronan y resulta complicado encerrar en palabras la magnitud de su figura.

Hoy, 25 de noviembre de 2020, el mundo del deporte llora la muerte del considerado como el mejor futbolista de la historia, no por talento -un puesto que suele discutirle Pelé-, pero por lo que significó para el deporte. Su mano de Dios se queda, su pelota no se mancha y su Argentina natal ha decretado tres días de luto oficial.

Los homenajes no han tardado en llegar y las redes sociales se han convertido en un hilo de recuerdos, fotos, memorias y anécdotas de la vida del Pibe de Oro. Uno de los primeros ha sido el club de sus amores, Boca Juniors, que ha compartido una imagen de un joven Diego con la elástica xeneize y un emotivo vídeo en el que el Pibe agradece a Dios “que haya hecho La Bombonera».

El Nápoles, club donde forjó su leyenda y la ciudad donde es venerado como ningún otro, también ha mostrado una imagen acompañada de un «per sempre», (por siempre). El alcalde de la ciudad italiana estaría negociando convertir el mítico San Paolo en el estadio Diego Armando Maradona, el campo que actuó como refugio de la mejor versión del ’10’.

Futbolistas, políticos, periodistas, aficionados: el Diego es una arteria que ha recorrido y atravesado a todo aquel que haya sentido que el fútbol es algo más que un once contra once. Generaciones que no le han visto jugar se han servido de hemeroteca para entender por qué el Pelusa era más mito que humano.

No llores por mí, Argentina

Un aficionado de Boca Juniors, devastado por la noticia. Fernando Gens.
Un aficionado de Boca Juniors, devastado por la noticia. Fernando Gens.

Decretar tres días de luto en el Río de la Plata explica lo que la figura de Maradona significa para los argentinos. Hasta Jorge Valdano, el que fuera su compañero en el Mundial de 1986, no ha podido contener las lágrimas mientras presentaba el partido de Champions del Atlético de Madrid en Movistar. «Me ha dolido inmensamente por el jugador y por el hombre”, declaraba.

Hoy se tendría que haber jugado un Internacional – Boca Juniors, pero la CONMEBOL, la Confederación Sudamericana de Fútbol, ha decidido que el partido de octavos de la Copa Libertadores no se lleve a cabo por el fallecimiento del Diego. Argentina llora, pero también lo hace Nápoles, que ha acudido a los espacios que le honran en la ciudad sureña para recordarle.

La afición napolitana se ha congregado en los aledaños de San Paolo para cantar su Mamma, ho visto Maradona en una jornada en la que les hubiese gustado más que nunca presenciarle en directo. Ojalá pudieran revivir ese primer Scudetto de la 86-87’ que lleva la firma del argentino grabada en la copa.

Hoy se despide un hombre que vivió y sufrió con el fútbol, pero cuyo último deseo era siempre hacer disfrutar a los que lo veían.

Te puede interesar

Comentar ()