Deportes

Los futbolistas Enrich y Luna, condenados a dos años de prisión por la grabación y difusión de un vídeo sexual

Adicionalmente, los dos futbolistas tendrán que abonar una multa de 100.000 euros

Los futbolistas Enrich y Luna, condenados a dos años de prisión por la grabación y difusión de un vídeo sexual

Sergi Enrich EP

Los futbolistas Sergi Enrich (Eibar) y Antonio Luna (Girona) han sido condenados a dos años de prisión por la grabación y difusión de un vídeo en el año 2016 en el que ambos practicaban relaciones sexuales con una joven. La chica, que rechazó ser grabada, posteriormente denunció a ambos. Por su parte, su excompañero Eddy Silvestre ha sido absuelto.

Adicionalmente, los dos futbolistas tendrán que abonar una multa de 100.000 euros. Fuentes el caso han informado de que el tribunal que ha dictado la sentencia ha decretado que se suspenda la ejecución de la condena, por lo que los dos futbolistas no deberán ingresar en prisión, ya que se ha tenido en cuenta que admitieron los hechos e indemnizaron a la víctima.

  • Los futbolistas Enrich y Luna, condenados a dos años de prisión por la grabación y difusión de un vídeo sexual
    • Compartir
    Antonio Luna. Foto: EP

Reconocieron los hechos el pasado octubre

En el juicio que se celebró en el Juzgado de lo penal número 3 de San Sebastián, los jugadores reconocieron los hechos y admitieron que dieron a entender a la joven que habían borrado la grabación. Ambos pidieron perdón a la víctima, señalando que no esperaran que el tema «acabara como acabó» y que nunca lo hicieron para «hacer daño».

Los futbolistas Enrich y Luna reconocen haber grabado el vídeo sexual sin consentimiento y piden perdón a la víctima. «Quiero pedirle perdón a ella por las imágenes duras, me arrepiento mucho, no lo puedo ni mirar, pero así fue», manifestó el jugador del Eibar. Por su parte, Antonio Luna, ex jugador del Eibar y que actualmente forma parte de la alineación del Girona, rompió a llorar y afirmó que no valoraron, «en ningún momento, la opción de que todo acabara como acabó» y ha incidido en que «nunca lo hicieron para hacerle daño, ni mucho menos».

Comentar ()