El fabricante de vehículos deportivos Aston Martin celebra su regreso a la Fórmula 1 con el lanzamiento del nuevo Vantage F1 Edition, un modelo basado en el Vantage usado como Safety Car oficial de esta competición que llega con 535 caballos de potencia.

Tal como ha informado la compañía, este vehículo es el primero de la marca que se beneficia de las aportaciones directas del recién nombrado consejero delegado de Aston Martin, Tobias Moers, que asumió su cargo el verano del año pasado.

El Vantage F1 Edition es el Vantage de serie más orientado a la conducción en circuito hasta la fecha y su objetivo es mejorar sensiblemente los tiempos de vuelta. Así, incorpora un paquete de mejoras aerodinámicas, del motor y del chasis.

«El Vantage F1 Edition es la expresión definitiva de prestaciones y dinamismo: es el vehículo más rápido y competitivo de la deportiva gama Vantage», ha reivindicado la marca, que ofrece el modelo en versión coupé y roadster.

Con un motor V8 de 4.0 litros con turbocompresor doble, la potencia del vehículo ha aumentado en 25 caballos, hasta los 535 caballos. Esta mecánica está asociada a un cambio automático de ocho velocidades y acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en unos 3,6 segundos en su versión coupé, mientras que el roadster en 3,7 segundos.

Las modificaciones del chasis se centraron en la suspensión y la dirección, con cambios en los bajos para incrementar la rigidez estructural delantera y mejorar aun más la sensibilidad y la respuesta de la dirección.

El nuevo Vantage F1 Edition ya está a la venta con un precio que parte de las 142.000 libras (unos 187.000 euros al cambio actual) en Reino Unido y de 162.000 euros en Alemania. El comienzo de las entregas está programado para mayo de 2021.