Deportes

El Atlético conquista una Liga de infarto

Los de Simeone ganan el título remontando en Valladolid y el Real Madrid cierra la temporada ganando al Villarreal en el descuento

El Atlético celebra el gol decisivo de Luis Suárez en Valladolid

El Atlético celebra el gol decisivo de Luis Suárez en Valladolid EFE/Ballesteros

La Liga más extraña y más disputada de los últimos años tenía que tener un final de infarto. El Atlético de Madrid sufrió, remontó y ganó en Valladolid por 1-2 para celebrar el título, una victoria más que necesaria porque el Real Madrid venció de forma agónica al Villarreal por 2-1.

A las 19:15, minuto arriba, minuto abajo, se decidió el campeonato. En el mismo instante que el VAR anulaba un gol de Karim Benzema por fuera de juego que hubiera supuesto el empate en Valdebebas, Ángel Corre ponía el 1-1 en Valladolid y poco después Luis Suárez marcaba el 2-1 definitivo. El Real Madrid apretó en los minutos finales con goles de Benzema (87′) y Modric (92′), pero la copa ya tenía dueño.

Es la segunda Liga para el Atlético con el Cholo Simeone en el banquillo

Esta es la Liga del Cholo, de las manos, de las no manos, del VAR y del VOR. De los abdominales de Marcos Llorente. De Koke haciendo honor a su apellido. De un Lionel Messi que acaba una temporada gris con 3o goles y otro pichichi. Del Luis Suárez héroe rojiblanco tras el regalo del Barcelona. La Liga también es un poco de Zinedine Zidane, que no pudo exprimir más jugo porque no había. Peleó el título con medio Real Madrid en la enfermería y Miguel Gutiérrez y Marvin Park de titulares en partidos clave.

  • Ramos se lamenta en el banquillo durante el Real Madrid-Villarreal
    • Compartir
    EFE/Eduardo Candel

Y desde luego que no es la Liga de Hazard y Ramos. Tampoco de los aficionados, que volvieron con cuentagotas en las dos últimas jornadas. Ni de Koeman ni del estamento arbitral. De polémica en polémica, acaba la temporada sin que se sepa todavía cuándo una mano es mano. Y con dudas de Barcelona y Real Madrid. «Mala suerte al final con una decisión equivocada del árbitro y del VAR», tuiteó Koeman tras el clásico en Madrid. «Este tipo de cosas nos dejan algo inquietos», indicó por su parte Butragueño tras la mano de Militao en el decisivo Real Madrid-Sevilla.

En aquel empate en Valdebebas se acabó la Liga del Real Madrid. El Atlético ya no volvió a tropezar: tres partidos, tres finales, tres victorias. Aunque con honor a Joaquín Sabina y al qué manera de sufrir.

Los aficionados del Atlético celebraron el título a las puertas del estadio José Zorrilla de Valladolid

Segunda Liga para Simeone

Porque bien pudo el Atlético evitarse la agonía de la penúltima jornada ante Osasuna o el ir a Valladolid a jugarse el título contra un equipo que peleaba por no descender. El 31 de enero, los de Simeone tenían diez puntos sobre Real Madrid y Barcelona con un partido menos en el casillero. Parecía imposible que el Atlético fuera a desperdiciar semejante colchón, pero entre la mala suerte, las lesiones y las piernas, que empezaron a temblar, el asunto se complicó.

En cuestión de semanas, el Atlético perdió toda la ventaja y a la misma velocidad que se diluía, seis empates y tres derrotas entre el 8 de febrero y el 8 de mayo, crecía la figura del Barcelona.

Los azulgrana encadenaron 19 jornadas sin perder y tuvieron la oportunidad de colocarse líderes a falta de cinco encuentros. El partido, en el Camp Nou y ante el Granada, invitaba al optimismo. Pero aquel jueves 29 de abril el Barcelona se pegó un tiro en el pie. Y las pocas esperanzas que le quedaban desaparecieron con otro empate incomprensible ante el Levante.

El Real Madrid fue el único que aguantó hasta la última jornada en un ejercicio puro y duro de resistencia. Semifinalista en Champions y segundo en Liga, el Real Madrid acaba en blanco una temporada en el que fue arrasado por las lesiones, el coronavirus y la falta de gol. El telón llega con varios pesos pesados en la puerta de salida, con la afición suspirando por Mbappé o Haaland y con un enorme interrogante sobre el futuro de Zidane.

De los tres grandes, posiblemente el único banquillo que no tenga nuevo inquilino en unas semanas será el del Wanda Metropolitano. Ahí estará el Cholo Simeone, que hace ya una década -en diciembre de 2011- arriesgó su condición de ídolo rojiblanco para rescatar al club de las tinieblas. Dos Ligas, dos Europa League, dos Supercopas de Europa, una copa del Rey y una Supercopa de España es el palmarés del argentino. Eso, y la sensación de que cualquier año que Real Madrid y Barcelona no estén bien, ahí estará el Atlético.

Te puede interesar

Comentar ()