La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) de Brasil interrumpió este domingo el partido entre Brasil y Argentina por una supuesta irregularidad en la llegada al país de 4 jugadores visitantes, en una polémica decisión que derivó la retirada de los equipos y los árbitros.

El incidente ocurrió cuando transcurrían 5 minutos de juego en el estadio Neo Química Arena de Sao Paulo, en partido de la sexta jornada de las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Catar 2022, cuando fiscales sanitarios brasileños irrumpieron en el césped del estadio.

Horas antes, la Policía Federal se había presentado en el hotel de concentración de Argentina en busca de estos jugadores, quienes pasaron por Inglaterra en los últimos 14 días, después de la notificación oficial de Anvisa.

Finalmente, con la mediación de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ante la Confederación Brasileña y el Gobierno brasileño, la orden no se llevó a cabo y los jugadores pudieron formar parte del plantel de Sergio Scaloni.

Desde Argentina se tilda de «escándalo» lo sucedido en el marco de uno de los mayores clásicos del fútbol, un Brasil-Argentina para la fase de clasificación para el Mundial de Catar 2022, reencuentro entre eternos rivales después de la final de la Copa América que ganó la albiceleste hace dos meses en Maracaná.