Deportes RIVAL DEL REAL MADRID EN CHAMPIONS

"Lo controla todo en el país": la sombría fortuna del oligarca que preside el Sheriff

Viktor Gushan, ex agente de la KGB, controla prácticamente cada movimiento en Transnistria: tiene hasta un partido político y la mayoría de la cámara trabaja en su conglomerado empresarial

Viktor Gushan, dueño y fundador del club Sheriff de Tiraspol, que se enfrentará el martes al Real Madrid en la Champions

Viktor Gushan, dueño y fundador del club Sheriff de Tiraspol, que se enfrentará el martes al Real Madrid en la Champions CV

En la pequeña Transnistria hay un hombre que se llama Viktor Gushan y que lo controla todo a través de un oscuro entramado empresarial llamado Sheriff LLC. El mercado de la energía, la construcción, el alcohol, el tabaco, las gasolineras, las empresas de telecomunicaciones, las tiendas de alimentación, los gimnasios… Prácticamente no hay nada en este territorio separatista de Moldavia que escape del dominio de Sheriff.

Su poder es tal que hasta posee un partido político llamado Renovación que cuenta con 29 de los 33 escaños. Además, dos tercios de los diputados de la cámara trabajan directamente para empresas del consorcio. Se calcula que el 60% de la economía de Transnistria depende de Sheriff, aunque el dato lo elevan algunos expertos hasta el 70% en el caso de la economía sumergida.

La joya de la corona, lo que más reluce fuera de las fronteras, es el Sheriff Tiraspol, el club de fútbol que dio la campanada al clasificarse para la Champions League y que este martes visitará al Real Madrid en el Santiago Bernabéu en la segunda jornada de la fase de grupos.

«Sheriff LLC monopoliza y controla prácticamente cada aspecto de la vida en Transnistria», escribió hace unos años la revista Foreign Policy. El monopolio de Gushan nunca ha estado exento de polémica y hay quien lo tilda de mafioso. Foreign Policy asegura que gran parte de su fortuna se debe al contrabando de cigarros, alcohol y comida en el puerto de Odesa.

La KGB, los impuestos y el poder político

Tras haber formado parte de los servicios secretos de la URSS, la famosa KGB, Viktor Gushan fundó en 1993 la empresa Sheriff junto a Ilya Kazmaly. Todo empezó como una compañía de seguridad, pero después se fue diversificando y en 1997 se creó un club de fútbol que ha ganado 19 de las últimas 21 ediciones de la Liga moldava.

El club de fútbol fue creciendo al mismo ritmo que el conglomerado empresarial Sheriff LLC. Actualmente, la mitad de los ingresos del presupuesto estatal provienen de los impuestos que paga Gushan y uno de cada cinco habitantes de la república trabajan para él.

«Puede ser llamado como el gran beneficiario de la existencia de Transnistria. Sus empresas ganan en un año más que todos los ingresos de Transnistria», indicó en Radio Free Europe Vladimir Thorik, un periodista de investigación especializado en fraude en Europa del Este y Asia Central.

Sheriff tiene el monopolio en la importación de tabaco y bebidas alcohólicas y además está exenta de muchos aranceles. Según la prensa rusa, el consorcio pagó siete millones de dólares en impuestos entre 2006 y 2011, cuando debería haber pagado casi mil millones. Forbes calcula que este oligarca tiene una fortuna de 2.300 millones de euros.

Pero nada de eso importa en el Gobierno. «Crea puestos de trabajo e invierte dinero. Es un socio en el que podemos confiar», señaló a la Agencia AFP el presidente de Transnistria, Vadim Krasnoselsky. Sheriff pagó la campaña presidencial de Krasnoselsky.

Los jugadores del Sheriff celebran la clasificación a la fase de grupos de la Champions
Los jugadores del Sheriff celebran la clasificación a la fase de grupos de la Champions EFE/EPA/ANTONIO BAT

Atentados, granadas de mano y vigilancia

Alrededor de Gushan, del que apenas hay unas cuantas fotos en Internet, se han creado todo tipo de historias. Dicen que una vez sufrió un atentado con bomba en el coche en el que viajaba y que murieron todos los pasajeros menos él. También comentan que tiene una mansión en Ucrania en la que descansa y el que tiene una misteriosa antena de telecomunicaciones gigantesca de más de 30 metros.

En Transnistria todo es Sheriff y tienes ojos vigilándote las 24 horas de los siete días de la semana. Tienes que tener cuidado»

ANThONY GoLeC, EX JUGADOR DEL SHERIFF

Son muy pocos los jugadores del Sheriff que se han atrevido a hablar de Gushan. «Era el descanso de un partido e íbamos perdiendo. Gushan entró en los vestuarios y tiró una granada al suelo. Todos estábamos muertos de miedo. Tres minutos después volvió y nos dijo: ‘Si no empatáis, después del partido la granada será de verdad'», contó una vez el rumano Florin Motroc, que militó en el Sheriff a finales de los 90.

El australiano Anthony Golec dio también algunos detalles de su paso por el club en una entrevista con The Sydney Herald Morning. «El dueño lo controla todo en el país. Todo es Sheriff y tienes ojos vigilándote las 24 horas de los siete días de la semana. Tienes que tener cuidado», relató el futbolista. Según su versión, Gushan pagaba directamente en efectivo las nómicas a los jugadores, que hacían cola en la puerta de su oficina para recibir el dinero en un sobre. Custodiado por varios guardaespaldas armados, Gushan entregaba los sobres uno por uno. Cuando los resultados no habían sido buenos, el sobre estaba vacío.

Te puede interesar

Comentar ()