El sorteo de los octavos de final de la Champions League se repetirá a las 15:00 de la tarde de este lunes después de que la UEFA cometiera varios errores groseros a la hora de elegir los emparejamientos. Así lo ha anunciado la propia competición en Twitter después del enorme revuelo que han causado las equivocaciones. Es la primera vez en la historia del fútbol europeo que se tiene que repetir un sorteo.

«Tras un problema técnico con el software de un proveedor de servicios externo que instruye a los delegados sobre qué equipos son elegibles para jugar entre sí, se produjo un error en el sorteo de los octavos de final de la UEFA Champions League», ha señalado el ente rector del fútbol europeo en sus redes sociales.

Al Villarreal le tocó el Manchester United, algo que era imposible porque habían compartido grupo en la fase anterior, mientras que a la hora de sortear el rival del Atlético de Madrid se metieron mal las bolas en el bombo. El error del Villarreal se subsanó rápidamente, pero el del Atlético de Madrid pasó por alto y condicionó los emparejamientos que salieron posteriormente. El club rojiblanco estaba estudiando la impugnación del sorteo cuando la UEFA anunció su repetición.

El sorteo celebrado en la ciudad suiza de Nyon, sede de la UEFA, tenía como maestro de ceremonias a Giorgio Marchetti, jefe de competiciones de la UEFA, y además contaba con el ex futbolista Andrei Arshavin como mano inocente.

El procedimiento era el siguiente: había un bombo con los ocho segundos de grupo (Paris Saint-Germain, Atlético de Madrid, Sporting de Portugal, Inter de Milán, Benfica, Villarreal, Salzburgo y Chelsea) y después ocho bombos más, cada uno con el nombre de los primeros clasificados: Manchester City, Liverpool, Ajax de Ámsterdam, Real Madrid, Bayern Múnich, Manchester United, Lille y Juventus de Turín.

Marchetti sacaba primero una bola del bombo de los segundos y luego se introducían en otro cuenco las bolas de los equipos a los que se podía enfrentar. Ahí llegaba el turno de Arshavin, cuya mano decidía los emparejamientos. Las dos únicas restricciones que hay en el sorteo de octavos de la Champions es que no se pueden enfrentar dos equipos del mismo grupo y tampoco puede haber cruces entre dos clubes del mismo país.

La primera bola que salió fue la del Benfica. Ahí se cogieron las bolas de todos los primeros salvo la del Bayern, con el que compartió zona en la fase de grupos. Le tocó el Real Madrid.

Después salió la del Villarreal y el delegado de la UEFA cogió las bolas de City, Liverpool, Ajax, Bayern, United, Lille y Juventus. Salió el Manchester United, con el que había compartido grupo. La cara de Arshavin era un poema y nadie daba crédito. «Eso no es posible, tenemos que sacar otro«, dijo Marchetti. Salió la del City.

El gran problema vino a los dos minutos, cuando Marchetti extrajo la bola del Atlético de Madrid. Tenían que haber cogido las pelotitas de Ajax, Bayern, United, Lille y Juventus, pero se metieron en el bombo las de Liverpool, Ajax, Bayern, Lille y Juventus.

Después salieron el resto de cruces: Salzburgo-Liverpool, Inter-Ajax, Sporting de Portugal-Juventus, Chelsea-Lille y PSG-United.