Tres meses después de la ratificación en Asamblea Extraordinaria por cerca del 90% de los clubes españoles al acuerdo con CVC que inyectará a la competición 1.994 millones de euros, La Ligue 1 avanza firme en su idea de seguir los pasos de LaLiga y acaba de confirmar, tras la celebración de su consejo de administración, que ha seleccionado también a CVC para convertirse en socio inversor de la competición gala.

Una decisión que se produce tras analizar de manera interna las diferentes propuestas de los 4 fondos finalistas, Silver Lake, Oaktree y Hellman & Friedman, además del mencionado CVC, con los que la Ligue de Football Profesionnel llevaba varios meses de negociaciones, informa Servimedia.

La operación, que está previsto se cierre a finales de abril, supone la venta del 13% de la LFP a una nueva sociedad comercial por un importe de 1.500 millones y para ello, se abre una fase de negociación exclusiva con el fondo británico para concretar el proyecto de constitución de la nueva sociedad comercial que gestionará los derechos comerciales y audiovisuales de la competición francesa.

Con un valoración ostensiblemente menor a la de LaLiga (11.500 millones de euros frente a los cerca de 25.000 millones en los que está valorada la competición española), la LFP (Ligue de Football Professionnel) pretende contar con el apoyo de un socio financiero que contribuya a la recuperación económica de unos clubes muy tocados por el impacto de la pandemia, con unas pérdidas récord para el fútbol galo en el ejercicio 2020-21 de 730 millones.

Según informó hace unos meses ‘L’Équipe’, el presidente de la LFP, Vincent Labrune, realizó una presentación del proyecto a todos los clubes. Una operación que cuenta con el apoyo del PSG, lo que supone un importe aval a un proyecto que busca ayudar a los clubes galos no solo a superar la carga económica que sufren, sino también a invertir y a impulsar la competición gala. Una situación muy diferente a la que ha tenido que enfrentar la patronal española, que desde el inicio de la operación contó con el rechazo frontal del presidente del Real Madrid en su particular lucha por sacar adelante su proyecto personal de La Superliga.

Una nueva era

El acuerdo estratégico alcanzado por LaLiga con el fondo de inversión CVC, que ya empieza a ser imitado por otras competiciones europeas, ha vuelto a revolucionar el fútbol europeo. Un acuerdo pionero que va a permitir a LaLiga y sus clubes crecer globalmente y ser más competitivos en un momento de grandes retos e incertidumbres para la industria. Un adelanto de 20 años en los procesos de modernización que beneficiará a todo el deporte español y lo situará en un nuevo escenario a nivel mundial.

En la operación acordada por LaLiga, la competición mantiene intactas sus competencias deportivas y de organización y de gestión de la comercialización de los derechos audiovisuales.

En el caso de la competición española, la inyección económica de 1.994 millones que inyecta CVC irá destinada en un 70% a inversiones vinculadas a infraestructura, desarrollo internacional, desarrollo de marca y producto, estrategia de comunicación, plan de innovación y tecnología y plan de desarrollo de contenidos en plataformas digitales y redes sociales, pudiendo disponer de hasta un 15% adicional para la inscripción de jugadores y el otro 15% para deuda financiera.