Galicia | Sucesos

Piden 54 años de cárcel para el hostelero de Vigo acusado de abusar de 18 menores

El ministerio público le acusa de abusos sexuales continuados contra 16 víctimas, cinco de ellos menores de 16 años, y delitos de exhibición pornográfica respecto a otros dos

logo
Piden 54 años de cárcel para el hostelero de Vigo acusado de abusar de 18 menores
Efectivos de la Guardia Civil durante una operación contra la pornografía infantil.

Efectivos de la Guardia Civil durante una operación contra la pornografía infantil. EFE

Resumen:

La Fiscalía pide penas que suman 54 años de prisión para un hostelero vigués acusado de abusos sexuales y exhibición de pornografía ante menores de edad, y que será juzgado entre este 11 y el 15 de febrero en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo.

Según el escrito de acusación pública, entre 2015 y 2017, este empresario aprovechaba el contacto con menores que le permitía su trabajo «con la finalidad de obtener de ellos una confianza que les llevara a ejecutar actos de naturaleza sexual con su intervención».

Así, el ministerio público lo acusa de haber cometido abusos sexuales continuados contra 16 víctimas, de las cuales, 5 eran menores de 16 años; así como de delitos de exhibición de pornografía con respecto a otros dos jóvenes. El acusado estuvo en prisión provisional varios meses, hasta que depositó una fianza y fue excarcelado, con la condición de que no podía residir en Vigo.

Por estos hechos, la Fiscalía pide que sea condenado a penas que suman 54 años y tres meses de cárcel, además de solicitar que se le impongan medidas de alejamiento de las víctimas y también la medida de libertad vigilada por un plazo de 10 años.

Con respecto a la responsabilidad civil, el ministerio público pide que indemnice a las víctimas por daño moral y otros prejuicios, en cantidades que suman 38.000 euros.

Dada la naturaleza de los hechos que se van a enjuiciar, la Fiscalía ha solicitado que la vista se celebre a puerta cerrada, y que se tomen medidas para evitar el contacto visual entre el acusado y las víctimas.