Un hombre semidesnudo con un cuchillo clavado a la espalda ha sido captado por las cámaras de seguridad de un hospital de Zelenodolsk (Rusia) abandonando el edificio para salir a fumar.

Vladimir, de 34 años, llegó al centro con un arma blanca clavada en la espalda y, con ella aún incrustada en el cuerpo, decidió despejarse de la situación con un cigarro antes de ser intervenido quirúrjicamente, pese a las advertencias del equipo sanitario.

Las impactantes imágenes fueron grabadas por uno de los testigos, y ya se han convertido en virales en las redes sociales. El suceso ocurrió el pasado 25 de febrero y, según informó el Ministerio de Asuntos Internos, el paciente había sufrido heridas leves porque el cuchillo «se frenó contra el hueso», impidiendo daños graves contra órganos vitales.

El personal del hospital consiguieron someterle a la intervención médica y, actualmente, permanece estable. Las autoridades investigan ahora a su pareja como principal sospechosa de la agresión.