Dos militares fuera de servicio, Daniel Jiménez y Lorenzo Carmona, evitaron el pasado 10 de julio un apuñalamiento en plena celebración de las fiestas de San Fermín.

Según ha informado el Ejército de Tierra en un comunicado, los soldados disfrutaban de un tiempo de permiso en las populares celebraciones cuando presenciaron en plena madrugada cómo un individuo ataviado con un cuchillo de grandes dimensiones intimidaba violentamente a otra persona en la Plaza del Castillo.

Los militares se acercaron al individuo y «gracias a los conocimientos adquiridos en la instrucción de combate cuerpo a cuerpo, lograron reducir al agresor, inmovilizándolo hasta la aparición de la Policía Foral», que se hizo cargo del suceso.

El susto pudo ser evitado gracias a estos dos protagonistas: Daniel Jiménez Sánchez, perteneciente al Regimiento de Infantería «Tercio Viejo de Sicilia» de Guipúzcoa y Lorenzo Carmona, del Batallón de Cuartel General de la División «San Marcial» de Burgos.