La Guardia Civil de Burgos ha detenido a un hombre de 43 años en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro con un «importante» arsenal de armas y explosivos, sin que se le vincule con ninguna organización criminal o banda organizada.

El individuo, que se encuentra en prisión, residía con sus padres en un piso de un bloque de viviendas del municipio donde, dada la cantidad de armamento y explosivos existentes, existía «un riesgo real» para su familia y los vecinos, según han apuntado desde la Guardia Civil.

Al hombre, al que los agentes han definido como una persona «solitaria» e «introvertida», se le acusa de los delitos de tráfico de armas, depósito de armas de guerra, depositó de armas reglamentarias, depósito de municiones y depósito de explosivos.