La bebé de tres meses ingresada el pasado jueves en el hospital Clínico Universitario de Valladolid, supuestamente tras sufrir malos tratos, permanecerá en un centro de la Junta de Castilla y León, bajo tutela de la Administración autonómica, han informado a Efe fuentes del caso.

La pequeña, que previsiblemente recibirá hoy el alta hospitalaria, fue trasladada por sus padres a Urgencias, donde los facultativos que la atendieron detectaron señales de un posible «síndrome del bebé zarandeado», que se presenta tras mover a un niño bruscamente, lo que le origina lesiones.

Tras activar el protocolo correspondiente, el Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid se hizo cargo de la investigación y la Policía Nacional detuvo al padre de la niña, quien fue puesto en libertad tras declarar que las lesiones de la pequeña se habían producido de manera accidental, por una caída, han explicado a Efe fuentes policiales.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León ha asumido la tutela de la menor, que de momento no regresará con sus progenitores y que ingresará en un centro del Ejecutivo autonómico cuando reciba el alta hospitalaria, posiblemente hoy.

Mientras, el Juzgado de Instrucción Número 6 de Valladolid, que investiga al padre de la niña por un supuesto caso de malos tratos, está a la espera de recibir el informe del médico forense para determinar si los daños que sufre la menor son compatibles o no con la versión que ofreció el progenitor, quien atribuyó las lesiones a una caída accidental, han informado fuentes del TSJCyL.

Por el momento, ninguna parte ha solicitado adoptar medidas cautelares, dentro de una causa que está abierta por un presunto delito de lesiones. El juzgado encargado del acaso, además, ha requerido un informe a los servicios sociales dentro de la investigación en curso.