El parque de atracciones de Saint-Paul, en Francia, se convirtió ayer domingo en el escenario de un trágico suceso. Una mujer de 32 años falleció después de caerse de una montaña rusa, pese a que su marido intentó evitar su muerte sujetándole el pie. El episodio tuvo lugar al mediodía, tal y como informa 20 Minutos, cuando la barra de seguridad de la atracción Fórmula 1 se desprendió mientras estaba en marcha. El suceso ensombreció la jornada del marido de la fallecida, su hijo de dos años, su madre y su hermana.

Por su parte, el parque de atracciones lamentó en un comunicado lo sucedido y mostró su más sincero pésame a la familia de la víctima. «Todos los equipos se unen a la familia para expresar su profunda tristeza después de este evento», alegaron en el documento. Además, confirmaron que se encuentran «trabajando con las autoridades para entender lo que pasó» e informan que la comisión de seguridad acudió hace unas semanas al recinto para validar la apertura del parque a los ciudadanos. «La seguridad de nuestros visitantes es nuestra prioridad número uno en el parque», publicaron en redes sociales.