El jurado popular del juicio de la ‘viuda negra’ de Alicante ha declarado culpables a Concepción Martín, Conchi, y Francisco Pérez, su cuñado y cuidador, acusados del asesinato del marido de la primera, apenas veinte días después de su boda.

La decisión, a la que se ha llegado por unanimidad, ha sido leída por el presidente del jurado en presencia de los acusados en torno a las 00.45 de la madrugada de este sábado, tras una primera devolución del acta, ya que, según ha detallado el magistrado presidente, había quedado sin responder uno de los objetos del veredicto, informa Efe.

El juicio, que se ha celebrado desde el pasado lunes en la Audiencia Provincial de Alicante, trataba de determinar si Conchi, conocida como la ‘viuda negra’ de Alicante, asesinó a su marido, José Luis Alonso, camionero jubilado de 69 años, veinte días después de su boda con la ayuda de Francisco.

Los hechos tuvieron lugar el 22 de agosto de 2018, en torno a las 22:00 horas, en una zona costera de Alicante próxima a la playa de la Albufereta. Durante sus comparecencias, tanto Conchi como Francisco han señalado en sus declaraciones ante el jurado que fue un desconocido, al que ninguno de los dos pudieron identificar, quien asesinó a la víctima.

Heridas en el pecho y en el cuello

También en la sala de la Audiencia Provincial, la principal testigo de las acusaciones, una policía de paisano que presenció el ataque, ha identificado a los dos acusados como autores materiales de la agresión. Según la testigo, mientras Conchi sujetaba a la víctima, Francisco le causaba más de 20 heridas en el pecho y el cuello, según el informe forense. Esta es la versión que ha prevalecido en las deliberaciones del jurado, formado por nueve miembros.

A partir de ahora, el juez tendrá que imponer la pena correspondiente. La Fiscalía ha pedido 30 y 28 años de prisión para Conchi y Francisco, respectivamente, por el delito de asesinato con las agravantes de ensañamiento y aprovechamiento de las circunstancias de lugar y tiempo, que en el caso de la mujer suman además la de parentesco.

La acusación particular, que representa a uno de los hijos del fallecido, ha solicitado 31 años de cárcel para ambos, por el delito de asesinato con las agravantes de alevosía, ensañamiento, uso de disfraz, abuso de superioridad y aprovechamiento de las circunstancias del lugar, tiempo o auxilio de otras personas.