Sociedad | Sucesos

Desalojan una fiesta ilegal con 26 personas en una tienda de disfraces en Pontevedra

Toque de queda en Santander.

EP

Efectivos policiales actuaron el pasado viernes en el desalojo de una fiesta ilegal en una tienda de disfraces del municipio de Pontevedra y en la que participaban más de una veintena de personas, que inclumplieron las restricciones impuestas por la pandemia sanitaria.

La Policía Local de Pontevedra acudió al inmueble sobre las 19,30 horas, tras las quejas de los vecinos por música a alto volumen y voces en el interior del establecimiento, una tienda de disfraces que actualmente no ejerce actividad y que está ubicada en la plaza del Teucro, en el casco histórico.

La persona que abrió la puerta a los agentes, que se identificó cómo familiar de los propietarios, aseguraba tener permiso para utilizarlo cómo local de ensayo y que, en ese momento, eran trs las personas que se encontraban en el interior ensayando (puesto que tenían un grupo de música).

Sin embargo los agentes escuchaban más voces de las que correspondían a tres personas y apreciaban una cantidad de humo de tabaco excesiva para ese número, por lo que solicitaron el refuerzo de una segunda patrulla para inspeccionar el interior, como informa Europa Press.

Una vez dentro se indentificó a un total de 26 personas que estaban escondidas en diversos lugares del local, como debajo de una manta con la que se ocultaba la batería del grupo, detrás de puertas, de un sofá, debajo de una mesa, entre los propios disfraces o en un patio interior, entre otras.

Según ha informado este lunes la portavoz del Gobierno municipal, Anabel Gulías, las personas identificadas cometieron diversas infracciones, tanto por participar en una reunión social sin ser convivientes y por otras relativas al incumplimiento de la normativa Covid.

Posibles sanciones

Por estar en una reunión social sin ser convivientes, la sanción se sitúa entre los 600 y los 3.000 euros. Asimismo, había personas que se saltaron el perímetro impuesto, al provenir de Pontevedra, Marín, Poio, Vilagarcía y Cangas y se enfrentan a una multa que se sitúa entre los 600 y los 3.000 euros.

Para el propietario del local la sanción puede abarcar desde los 3.000 hasta los 20.000 euros por realizar una fiesta no autorizada por la normativa Covid vigente en Pontevedra.

También se enfrenta a una infracción de disciplina urbanística, por realizar una actividad para la que el local carece de licencia, que podría derivar en una falta grave, con una sanción que va desde 301 hasta 30.000 euros, o en una falta muy grave, con una sanción que va desde 30.001 hasta 600.000 euros.

La portavoz del Gobierno local ha apuntado que durante este puente festivo «se tomó la decisión de incrementar la vigilancia» en los espacios urbanos para «garantizar la seguridad» y para que estos días festivos «transcurran con la tranquilidad deseable».

Comentar ()