Los servicios de Emergencias han encontrado una tercera víctima mortal en el incendio de la nave okupada de Badalona, en la que no se descarta que haya más fallecidos. Según ha confirmado David Borrell, jefe de Bomberos de la localidad, se ha revisado la mitad de la superficie afectada con drones y perros y se trabaja con todas las hipótesis.

Los bomberos de la Generalitat de Cataluña informaron esta madrugada de que habían encontrado los cuerpos sin vida de dos personas en la nave okupada de Badalona en la que este miércoles se ha declarado un incendio que había ocasionado también heridas a 20 personas que vivían en su interior. Los servicios de emergencias han acreditado la salida de 60 personas de la nave, en la que según los testigos y fuentes municipales podría haber más de un centenar de personas en el momento del incendio.

La mayoría de los heridos tienen traumatismos tras saltar de la primera planta del edificio para huir de las llamas, que se originaron entorno a las 21.00 horas de este miércoles, sin que se conozcan las causas. El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha confirmado 7 ingresados en los hospitales de Can Ruti, Vall d’Hebron y el Hospital del Mar, de los que tres están en estado grave.

Las tres víctimas mortales han sido localizadas en la parte posterior del edificio, por la que intentaron huir los residentes en la nave cuando se produjo el incendio, en la parte anterior. Los supervivientes heridos huyeron por esa parte, saltando desde «cuatro ventanas, bastante pequeñas, que se encontraban a una altura de unos nueve metros» ha narrado Sàmper, lo que hace temer a los servicios de emergencias que puedan encontrarse más víctimas en este espacio.

Los bomberos han explorado la mitad de ese segundo edificio, hasta ahora con drones y perros de la unidad canina, en búsqueda de más víctimas. Estudian la estabilidad del edificio para validar el acceso de bomberos a esta zona, que esperan acabar de examinar a lo largo de esta tarde. «No podemos decir si se encontrarán más víctimas por el efecto huida».

Durante la noche se han producido cuatro colapsos parciales del edificio, según han confirmado los bomberos, que no han podido entrar en el edificio. Uno de ellos, minutos después de que se iniciara la intervención de los bomberos, ha explicado Sàmper.

«Probablemente había más de cien personas en su interior» ha reconocido el alcalde de la localidad, Xavier García Albiol, que ha asegurado que los servicios municipales tenían constancia de entre cien y doscientas personas viviendo en esta nave abandonada de tres pisos en los últimos meses.

Albiol ha explicado que el Ayuntamiento estaba al corriente de la situación en esta nave okupada, que en los últimos dos años habría centrado «problemas de convivencia con los vecinos por tráfico de drogas, robos y amenazas a los vecinos».

El alcalde ha explicado además que el consistorio había iniciado un proceso de sanción contra los propietarios de la nave por «uso indebido», ya que se estaba utilizando como vivienda desde hace ocho años. Albiol ha relatado que el consistorio intentó ponerse en contacto con la propiedad y ante la falta de respuesta se inició el proceso sancionador.

No se descartan más muertes

Los bomberos no descartan hallar más víctimas mortales en el interior de la nave ocupada de Badalona ante un incendio que finalmente ha sido controlado, aunque aún no es posible acceder dentro.

Tal como ha explicado a los medios el jefe operativo de los Bomberos de la Generalitat, David Borrell, durante las tareas de extinción esta madrugada se han producido cuatro colapsos parciales de la estructura, que está en inminente riesgo de derrumbe, y que han puesto en riesgo a los propios profesionales.

Por eso se está esperando a poder evaluar, con plena luz del día, el estado exacto de la estructura y decidir las maniobras que se llevarán a cabo para entrar, así como para determinar de qué forma se puede rescatar uno de los dos cadáveres que aún permanece en el interior del edificio.

«Sabemos que puede haber más personas, pero la situación está muy comprometida», ha admitido el jefe de Bomberos.

Drogas e inseguridad

El alcalde ha apuntado a algún problema de convivencia como origen del incendio, aunque algunos de los testigos hablaban de un incendio fortuito provocado por una vela. El conseller Sàmper ha advertido que los bomberos tardarán días en acreditar el origen del fuego en un edificio en el que todavía no han entrado por el riesgo de colapso.

Tras iniciarse el incendio los servicios municipales han «censado» a 60 residentes en la nave abandonada, de los que solo 15 se han acogido a la oferta de ayuda de los servicios sociales, según Albiol, que ha destacado la «aglomeración de personas» que se había cronificado en este edificio. Estas personas se encuentran en un centro de acogida municipal.

Unos 15 minutos antes de iniciarse el incendio agentes de la Guardia Urbana y la Policía estaban realizando «una operación de control del entorno» de esta nave. «Conocíamos lo que estaba pasando y actuábamos en todos los ámbitos que había que actuar» ha asegurado Albiol, que ha señalado que tratándose de un edificio privado utilizado como vivienda la policía local «no podía actuar en el interior».

A través de las redes sociales, los bomberos de la Generalitat han informado esta madrugada de que habían localizado dos víctimas mortales en el interior de la nave incendiada, en la que continúan trabajando una treintena de dotaciones con todas las precauciones ante «el riesgo de colapso estructural» del edificio, informa Efe.

El incendio, originado la noche del miércoles, además ha causado dos heridos en estado crítico que han sido trasladadas al Hospital Vall d’Hebron y al Germans Trias i Pujol (Can Ruti), respectivamente, y cuatro en estado grave, de las cuales tres han sido derivadas también a Can Ruti y una al Hospital del Mar.

En el barrio del Gorg

Los once heridos restantes, con heridas leves, han sido dados de alta por el Sistema de Emergencias Médicas, que ha montado un Área Sanitaria Móvil y movilizado a 18 unidades de apoyo vital avanzado, seis de apoyo vital básico, dos logísticas y una de transporte sanitario no urgente para asistir a los heridos, en su mayoría, por saltar desde las ventanas de la nave para escapar del incendio.

La nave incendiada es un edificio de tres plantas situado en la calle Tortosa, en el barrio del Gorg, de Badalona, que está abandonado desde hace años, pero en la que residía alrededor de un centenar de personas, lo que había generado algunas quejas vecinales.

En el lugar del incendio, el jefe operativo de los Bomberos de la Generalitat, David Borrell, explicó que no descartaba que en el interior pudieran haber personas atrapadas en una situación que, admitió, «es incompatible con la vida». 

A través de la redes sociales, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado las muertes y ha agradecido «el gran trabajo de los servicios de emergencias, que han salvado a decenas de personas entre las llamas».