Una fuerte explosión ha destrozado cuatro plantas de un edificio en la calle Toledo, en Madrid, en pleno centro de la capital, y ha provocado la muerte de al menos dos personas y dejado varios heridos de diferente consideración, según ha confirmado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Se trata, según las primeras informaciones, de una mujer de 85 años y un varón del que Telemadrid ha detallado que se trata de un electricista que trabajaba en el edificio.

La explosión, ocurrida poco antes de las 15 horas en el número 98 de la calle Toledo, ha destrozado las cuatro plantas superiores de un edificio de seis, contiguo a una iglesia, a un colegio y a una residencia de ancianos. En las plantas afectadas vivían párrocos.

Varios usuarios en las redes sociales han compartido imágenes del edificio tras la explosión en las que se aprecian la estructura del edificio envuelta de humo y con las fachadas destrozadas. 

El inmueble está en la trasera de la Iglesia de La Paloma, donde también hay un colegio que ha quedado anegado de cascotes. Los niños, por suerte, no habían salido hoy al patio por el hielo que todavía se acumula tras el paso de la nevada por Madrid, pero se han asustado «un montón», al ver que el patio estaba «lleno de humo y todo lleno de cristales», según han declarado a medios presentes en el lugar.

«Yo he visto mucho humo y en el pasillo habían muchos cristales», comentaba un niña con una voz entrecortada y nerviosa en la Cadena SER. «Hemos salido y estaba todo lleno de cristales y ha salido todo el mundo muy nervioso», afirmaba otro mientras hablaba con rapidez. «Ha temblado todo», añadía otra niña.

Los padres han acudido al colegio de La Salle de manera inmediata para recoger a los niños que hoy volvían a las clases después de que el temporal retrasara la vuelta escolar.

«Estábamos tranquilos y hemos escuchado como una bomba», ha relatado otra niña a Telemadrid, subrayando que se han producido al menos dos explosiones. «Luego ha sonado otro más fuerte y ha retumbado muchísimo las puertas. Hemos visto todos los cristales fuera y que el techo de la clase donde estaban los de Infantil se había derrumbado», ha narrado esta testigo.

«Gracias a la nieve no había niños en el patio, un milagro»

Carlos Ruiz es el padre de Jimena, una alumna del colegio que este miércoles ha sido desalojado por la explosión del edificio de la calle Toledo de Madrid. El patio del centro, ubicado justo detrás del inmueble, ha acabado lleno de escombros pero nadie ha resultado herido. «Lo milagroso ha sido que gracias a la nieve no había niños en el patio», resume aliviado.

Vive en la misma manzana del colegio de su hija y ha sido testigo de primera mano de la explosión. «No sabíamos qué había pasado, he ido corriendo y estaban sacando a los niños a la calle mientras llegaban algunos padres, los niños estaban asustados. Hemos ido organizándolos mientras nos contaban su experiencia y llegaban el resto de padres que no podían acceder a la zona porque estaba acordonada», ha explicado a Efe por teléfono desde su casa.

A causa de la explosión, el edificio no solo se ha derrumbado hacia la calle Toledo, sino también hacia el interior y esos casquetes han ido a parar al patio del colegio, que «normalmente está lleno de niños». «Podía haber sido una masacre», añade este padre.

Jimena, de 10 años, ya tranquila en casa con sus padres, cuenta a Efe cómo ha vivido la explosión desde el La Salle La Paloma. «Tenía mucho miedo, todo el mundo estaba gritando asustado y decían que saliéramos corriendo, los profesores y las cuidadoras del comedor nos ayudaron a salir». 

La pequeña detalla que «acababa de comer en el comedor y de repente algo explotó. Se cayeron los cristales de la puerta justo cuando salíamos a la calle», relata Jimena, que en el momento de la deflagración se dirigía con sus compañeros al local donde dan clases temporalmente por las medidas sanitarias.

Víctimas mortales

Como consecuencia de la explosión hay un edificio que a la hora mencionada estaba ardiendo, numerosos vehículos afectados y se está evacuando a ancianos por parte de la Policía Municipal y Nacional.

La fuerte explosión ha dejado al menos tres muertos, una persona desaparecida y alrededor de 11 heridos, según ha informado el ministerio del Interior y el Ayuntamiento

Los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid continúan trabajando aunque la situación «ya está controlada». Hay varios edificios cercanos evacuados por seguridad, ha trasladado otra portavoz de Emergencias Madrid.