El humor siempre ha sido una virtud, pero más aún en tiempos de pandemia. Hace unos días el Diario de Navarra publicó esta cómica esquela. Julián Arróniz, de 74 años y natural de Pamplona detalla, con gran originalidad, cómo ha sentido el calor de los suyos en este tiempo más difícil.

«Durante este año os he podido sentir echándome mucho de menos, recordando con amor cientos de momentos bellos compartidos, celebrando fechas señaladas con ojos humedecidos y escuchando con orgullo mis rancheras favoritas», apunta Arróniz.

    • Compartir

«También tratando de encontrar mi rostro dibujado en las peñas de la sierra o aprovechando cada momento para emplear con ironía frases que yo repetía e incluso brindando fuertemente por mí». Asimismo, recuerda que deben seguir cumpliendo las medidas sanitarias pertinentes.

En último lugar, les detalla que lo hagan «siempre con humor y una amplia sonrisa». Despidiéndose con un cordial «muchas gracias, os quiero», finaliza confesando que «no quisiera» verles «por aquí» y que se pongan la mascarilla guardando la distancia de seguridad.