La Audiencia de Barcelona ha acordado dejar en libertad provisional a los cinco jóvenes a quien la juez envió a prisión acusados de haber violado en grupo a dos chicas en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) el pasado 23 de abril.

Tal como ha avanzado Catalunya Ràdio y ha podido confirmar Efe, la sala ha estimado en sendos autos los recursos presentados por las defensas de cinco de los seis detenidos por su presunta implicación en una violación múltiple a dos chicas al considerar que no existen suficientes indicios delictivos para justificar la medida de prisión.

De acuerdo con la Audiencia, el riesgo de fuga de los investigados es «reducido, por no decir inexistente», por lo que considera que existen «medidas restrictivas de la libertad deambulatoria de menor entidad» que la cárcel y que permiten garantizar la «integridad» de las víctimas, como una orden de alejamiento y comunicación, que ya se aplicó al sexto detenido.

Considera el tribunal que la argumentación de la magistrada del Juzgado de Instrucción número 1 de Santa Coloma de Gramanet para justificar la medida de cárcel preventiva es «genérica, global y casi estereotipada», sin que haya «desgranado» los motivos por los que la versión de los investigados resulta «poco verosímil».

«La versión del investigado no puede descartarse con rotundidad, en este momento procesal, contrariamente a lo sostenido por la instructora», apunta la sala, para la cual la juez tampoco ha «desgranado» en su auto «los motivos por los cuales tilda su versión de poco verosímil, ni ha explicado las contradicciones en las que dice haber incurrido».

Riesgo de fuga «inexistente»

En concreto, la sala señala que el riesgo de fuga es prácticamente «inexistente», ya que de la documentación aportada por las defensas se desprende que todos los procesados -de unos 18 años- cuentan con núcleo familiar estable, domicilio fijo y conocido y plena integración.

Además, no consta que dispongan de capacidad económica ni de la infraestructura necesaria para «huir en sentido estricto, abandonando el único entorno del que al parecer disponen».

Por ello, reprocha a la juez que no haya tenido en cuenta el «análisis de los factores o condicionantes personales, familiares, sociales o laborales» de los procesados.

Asimismo, descarta que sea necesaria su permanencia en prisión para preservar los «bienes jurídicos de las víctimas» y considera que hubiera sido posible evitar el «riesgo» con medidas como las órdenes de protección ya dictadas o la prohibición de aproximación y comunicación con las jóvenes.

Por todo ello, ha acordado dejarlos en libertad con la obligación de que comparezcan mensualmente ante el juzgado.