El adolescente español de 18 años asesinado el miércoles a mediodía en una calle del madrileño distrito de Villaverde estaba siendo investigado por la Policía Nacional por el crimen de la calle Atocha del 5 de febrero y había sido investigado por el del rapero Isaac el pasado verano, han indicado a Europa Press fuentes policiales.

La última víctima, Alejandro P.C., llevaba un tiempo bajo la lupa de los agentes porque era miembro de los Dominican Don’t Play (DDP) y había estado presente en el momento del asesinato de Jaime, de 15 años, en la calle Atocha. Se desconoce el grado de implicación en los hechos, pero no sería autor de los mismos.

A este chico le quitaron la vida a las puertas de la discoteca Independence cuando fue reconocido de manera casual por miembros de los DDP, que se abalanzaron a por él con machetes. La víctima era simpatizante de la banda rival de los Trinitarios y en el momento de su cuerpo llevaba un cuchillo de 60 centímetros de hoja.

El chico se había cambiado de banda y eso pudo ocasionarle la muerte, según ha desvelado hoy en una entrevista en Onda Madrid recogida por Europa Press la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, quien también ha corroborado la relación de la víctima de esta semana con los hechos de febrero en el centro de la capital. De momento, no hay detenidos por ese crimen, aunque sí tiene identificados a algunos sospechosos.

Fuentes policiales también han confirmado que Alejandro P.C. fue investigado por pertenecer al entorno de los cuatro detenidos por el crimen del rapero Isaac, también miembros de los DDP. Aparece en actitud amigable en varias fotografías con los arrestados.

El rapero murió apuñalado por la espalda el pasado julio en un túnel del barrio de Pacifico de Madrid, en la calle Comercio. El motivo del homicidio fue que no quería entrar en esta banda latina. Desde entonces le amedrentaban, le seguían, le amenazaban y le insultaban.