A Leonardo José Nissola, médico brasileño, no se le había vuelto a ver desde que se le perdió la pista en la localidad leonesa de Villafranca del Bierzo mientras hacía el Camino de Santiago. Aunque, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en León, se encuentra ingresado en el Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo.

Nada más conocer la noticia de su posible desaparición, ‘SOS Desaparecidos‘, plataforma que se dedica a recoger a las personas que se están buscando en algún lugar de España para ayudar a los familiares a encontrarlos, lanzó una alerta de búsqueda.

En la alerta describían al médico de 40 años por su pelo negro, los ojos castaños, una complexión atlética, su altura de 1,75 centímetros. Hablaban de sus tatuajes en el pecho y en la espalda, además de destacar su acento extranjero.

Al brasileño se le conocía por ser un profesional muy reputado dentro del mundo de la medicina. Es autor de varios libros sobre inmunoterapia e investigaciones sobre el cáncer y colaborador habitual en cadenas de televisión estadounidenses como CNN o CBS, y acumula unos 15.000 seguidores en Instagram, donde comparte sus investigaciones como médico.