Sucesos

Condenado a 22 años por asesinar a puñaladas a su yerno por no dejarle ver a su nieto

Audiencia Provincial Asturias

Audiencia Provincial Asturias GM

La Audiencia Provincial de Asturias ha condenado a 22 años de cárcel por un delito de asesinato al hombre de 72 años que asestó 25 puñaladas con un cuchillo tipo machete a su yerno, que se estaba divorciando de su hija, en su domicilio de Mieres en 2019 porque no quería que viera a su nieto, menor de edad.

El presidente del tribunal del jurado de la Sección Tercera de la Audiencia ha impuesto además al acusado una medida de libertad vigilada de diez años que tendrá que cumplir tras la pena de prisión y el pago de una indemnización al menor, a través de su representante legal, de 200.000 euros, así como otros 600.000 euros para repartir entre los hermanos de la víctima.

La sentencia sigue el criterio de la Fiscalía y de la acusación particular, tras el veredicto del jurado que consideró probado que el acusado, Juan Antonio F.R., actuó con alevosía y ensañamiento con la intención de asesinar a su yerno.

La Audiencia declara probado que el acusado sabía de la mala relación que tenía la víctima con su hija, y guiado por el ánimo de “tratar de impedir a toda costa” que se llegaran a cumplir las medidas provisionales del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Mieres, que otorgaba a éste el derecho de visitas en fines de semana alternos, “decidió terminar con su vida”.

El 12 de noviembre de 2019, según el fallo, el acusado fue al domicilio de su yerno, en Mieres, y cuando éste le abrió la puerta y le invitó a charlar en la cocina, sin mediar palabra alguna, sacó de entre sus ropas un arma blanca tipo cuchillo o machete con una hoja de filo de gran tamaño.

A continuación, el acusado clavó el arma blanca “con gran violencia” en el abdomen y «con gran brutalidad» también en la muñeca izquierda.

A causa de la magnitud de estas cuchilladas, y a pesar de intentar defenderse la víctima de estos ataques durante los pocos momentos que consiguió mantenerse en pie, finalmente cayó tendido en el suelo, donde el acusado, valiéndose del mismo cuchillo y “aprovechándose de que en esa situación ya no podía defenderse”, le propinó numerosos cortes con gran ímpetu, tanto en la cabeza como en el cuello. 

Te puede interesar

Comentar ()