Sucesos

Un ataque vandálico de 70 personas provoca paros en la circulación de metro de Barcelona

‘Barcelona. Ciutat de Dones’, en el vestíbulo de la estación de metro Diagonal L5

‘Barcelona. Ciutat de Dones’, en el vestíbulo de la estación de metro Diagonal L5 EP

Un grupo de aproximadamente 70 personas ha provocado la noche de este sábado paros de unos 10 minutos tanto en la línea 4 como en la línea 2 del metro de Barcelona tras efectuar actos vandálicos en el interior de dos convoyes, que también han pintado exteriormente, según ha informado Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

La compañía, que presentará una denuncia por estos hechos, ha señalado que la intervención de los vigilantes de seguridad del metro ha permitido la identificación de uno de los integrantes del grupo

El ataque se ha iniciado en la parada de Jaume I, minutos antes de la una de la madrugada, cuando unas setenta personas han entrado, algunos de ellos validando sus tarjetas, mientas que otros han saltado la línea de validación, y han accedido a un tren de la L4 hasta el Passeig de Gràcia, donde "han vandalizado el interior del tren".

Una vez han llegado a Passeig de Gràcia, han pintado la parte exterior del tren desde las vías, obligando a parar la L4, que ha dado servicio parcial durante unos diez minutos, aproximadamente, sin funcionamiento entre Barceloneta y Verdaguer.

Posteriormente, el grupo ha accedido a la L2, también en Passeig de Gràcia, donde han vandalizado un segundo tren y han obligado, asimismo, a un servicio parcial de la línea, que se ha quedado diez minutos sin funcionar entre Universitat y Sagrada Família.

Además, se ha registrado un incidente con una pasajera en Passeig de Gràcia, tras recriminar a estas personas su actuación, sin que haya sido agredida.

TMB ha lamentado "las molestias que hayan ocasionado a nuestros usuarios las dos paradas del servicio" de las líneas afectadas.

La incidencia comportará de un "coste económico que se está evaluando, para limpiar y arreglar los desperfectos ocasionados".

La presidenta de TMB, Laia Bonet, ha condenado el ataque, que considera "crea un prejuicio a la ciudadanía en cuanto al servicio, pero también un coste económico de dinero público intolerable".

TMB, ha anunciado, "ya está poniendo en marcha nuevas medidas para mirar de minimizar al máximo estos ataques y sus consecuencias".

A la vez, ha agradecido a los vigilantes de seguridad del metro y a todo el personal implicado su intervención y trabajo ante el ataque de esta noche.

La compañía recuerda que el vandalismo ferroviario es una "actividad delictiva organizada que acaba teniendo un gran perjuicio sobre las personas trabajadoras, provoca un gasto económico importante e impacta en los mismos usuarios, puesto que eventualmente obliga a parar la prestación de un servicio esencial".

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar