Concentrado en su retiro de Bahamas Mike Oldfield ha vuelto a los orígenes de la música con la que se convirtió en un compositor estrella. Sus seguidores le echaban mucho de menos, sólo hay echar un vistazo a su Facebook para comprobar cuánto le demandaban su vuelta a su primeros años como músico. Por eso ha publicado Regreso a Ommadawn, un viaje al pasado de Oldfield en el que el músico se luce tocando un total de 22 instrumentos distintos, entre los están la mandolina, la guitarra española, la eléctrica, el contrabajo y la flauta irlandesa, como en gran parte de sus trabajos.

«Es una pieza genuina más que una producción: hay manos, dedos, uñas. No tenía un propósito, no se trataba de conseguir nada, ni de satisfacer a nadie. Era música creada de forma espontánea, llena de vida. Hacer Return To Ommadawn es como un regreso a mi verdadero yo,» ha declarado Oldfield sobre su nuevo trabajo.

El compositor y multinstrumentista inició su viaje al pasado tras las olimpiadas de Londres en 2012 cuando Danny Boyle, director de la memorable ceremonia inaugural, recuperó temas de sus primeros discos como parte del homenaje a la mejor música británica de las últimas décadas. Es ese momento, como ha reconocido en varias ocasiones, decidió que debería volver a aquella manera de hacer música. A lo que había que sumar los mensajes de sus fans pidiendo que volviera a sus orígenes sus seguidores le dejaban en su muro de Facebook pidiendo volver a aquella manera de hacer discos.

Ommadawn (1975) fue un disco innovador porque mezclaba música de culturas tan distintas como la celta y la africana. Fue el tercero de una trilogía de clásicos del compositor que empezó con Tubular Bells (73) y Hergest Ridge (74).

Return to Ommadawn está disponible en tres formatos: CD/DVD, vinilo y álbum digital. Es el vigésimo quinto disco del británico en el que sólo toca él. Por eso se ha bastado para grabarlo con el estudio de su casa en Nassau, Bahamas, donde reside en la actualidad.