Después de la Segunda Guerra Mundial todo cambió en el mundo. Nada volvió a ser como antes, la geopolítica cambió por completo. Pero no como lo recordamos, no como lo estudiamos: los japoneses y los nazis ganaron la guerra y la gran potencia dividida en dos no es Alemania, sino los Estados Unidos.

Es el mundo de El hombre del castillo, la novela de Philip K. Dick (1928-1982), una ucronía que la plataforma televisión Amazon Prime, ha convertido en una serie, The Man in the High Castle, que estrena ahora su segunda temporada.

La serie inspirada en el libro continúa explorando qué hubiera pasado si los Aliados hubieran perdido la II Guerra Mundial. Mientras Alemania y japón controlan la mayoría del país, el área de las Montañas Rocosas se ha convertido en una “zona neutral” liderada por una misteriosa figura conocida como The Man in the High Castle. En este mundo alternativo las dos grandes potencias controlan gran parte de los países del mundo. Japón es la dueña del pacífico mientras que el Reich se extiende por Europa. Italia también tiene parte del pastel mundial, como integrante de las potencias del Eje, controla el norte de África y la Península Arábiga.

[is_not_mobile]

Mapa ficticio del mundo alternativo de Philip K. Dick. Elaboración propia

Mapa ficticio del mundo alternativo de Philip K. Dick. Elaboración propia Luis Sevillano

[/is_not_mobile]
[is_mobile]

Mapa ficticio del mundo alternativo de Philip K. Dick. Elaboración propia

Mapa ficticio del mundo alternativo de Philip K. Dick. Elaboración propia Luis Sevillano

[/is_mobile]

En la segunda temporada de la serie se incorpora al reparto Stephen Root (Justified, Boardwalk Empire). La historia transcurre en un momento en el que la paz entre Alemania y Japón pende de un hilo y necesita con urgencia y desesperación encontrar al Man in the High Castle.

Philip K. Dick, genio de la ficción

Se trata de uno de los autores de ciencia ficción más importantes e influyentes del siglo pasado. Especialmente por el impacto de sus obras en el séptimo arte. Suyas son las historias de Blade Runner, Minority Report o Desafío total. Pese a ser el creador de esta grandes historia muchos consideran que fue un autor con brillantes ideas pero que no tenía una prosa excepcional.

En la trama de El hombre del castillo, Dick introduce un escritor ficticio que es autor de La langosta se ha posado. Un libro prohibido en EEUU gobernado por los nazis y los japoneses que habla de un mundo ficticio en el que los Aliados ganan la guerra y que la democracia es el sistema político predominante en el mundo. Una realidad paralela a la nuestra que pone en valor nuestra privilegiada situación, a la vez que nos alerta de cómo sería un mundo en el que el fascismo se ha hecho con el poder en Europa y EEUU. De momento, la ficción no supera a la realidad.