El óxido del tiempo le ha tratado bien. Tanto que dicen que ha hecho un pacto con el diablo y por eso su rostro no envejece. Jordi Hurtado es el Dorian Gray (que no Grey) del siglo XXI. El rostro impasible, el hombre de los récords televisivos que el próximo 17 de febrero cumple 20 años como presentador de Saber y Ganar, el concurso que La 2 de TVE emite de lunes a domingo.

El concurso entre los concursos nació el siglo pasado, un 17 de febrero de 1997. Puede presumir de tener unas cifras de vértigo: 2.269 concursantes, 360.000 preguntas formuladas, 3.000 horas de emisión, 4.675 programas diarios y 490 en fines de semana y 6.600.000 euros en premios. Dos décadas después, el programa mantiene un público muy fiel. Cada día lo siguen desde sus casas 1,1 millones de espectadores de media, lo que significa un 9% de cuota de pantalla (6,4 puntos encima de la media de la cadena). Por si fuera poco, lleva 13 años consecutivos siendo el programa más visto de La 2. Un récord que se antoja difícil de romper dada la fragmentación de audiencias actual. Su edición más vista fue el 22 de enero de 1998, cuando consiguió sentar frente al televisor a 2.640.000 espectadores, lo que le supuso un 21,8% de cuota.

Jordi Hurtado lleva 20 años al frente del programa que le ha convertido en uno de los rostros mejor pagados de RTVE

Incombustible, Jordi Hurtado se ha mantenido 20 años al frente del programa que le ha convertido en uno de los rostros mejor pagados de RTVE (compartía dato con Mariló Montero, pero ya se ha quedado solo). Cobra unos 480.000 euros al año, que se transforman, más o menos, en una factura de unos 40.000 euros mensuales. Factura porque es autónomo y su contrato es renovable cada tres meses. ¡Cómo será vivir 20 años con contratos trimestrales! Hace poco pidió un aumento de sueldo y se lo concedieron.

A pesar de ser el buque insignia, no posee ninguna participación en producciones Quart, la empresa responsable del programa. No se lleven las manos a la cabeza con estas cifras. La televisión es lo que tiene: si comparamos su sueldo, tropezamos con los 4 millones que cobra Pablo Motos por El Hormiguero, una cifra aproximada a la que se embolsa Ana Rosa Quintana, los 3,5 que se lleva Jesús Vázquez, cerca de los 2 gana Matías Prats y Jorge Javier Vázquez rondaba los tres. Pero la semana pasada renovó contrato, de manera que la cantidad puede haber crecido: los números de Jordi Hurtado son peanuts.

Hijo de inmigrantes, Jordi Hurtado nació en Sant Feliu de Llobregat el 16 de junio de 1957. Aunque asociemos su rostro al concurso de La 2, su vida laboral va más allá. Debutó ante las cámaras en 1985 con el concurso Si lo sé no vengo que presentó junto a Virginia Mataix. El programa se mantuvo en antena hasta 1988 y fue allí donde se topó por primera vez con el realizador Sergi Schaaff, director de Saber y Ganar.

Alternó su trabajo como presentador de televisión con la radio hasta que cayó entre sus manos el concurso que le ha inmortalizado. Fue la voz de Epi, sí la mitad de Blas en Barrio Sésamo, el muñeco naranja que siempre estaba preguntando. Guarda otro secreto: comparte abuelo, el alcalde de Garrovillas (Cáceres) durante la II República, con Jordi Évole (ex follonero y actual presentador de Salvados). Los dos Jordis son primos hermanos.

Vitalista por naturaleza, posee un rostro de esos de los que parece que nunca han roto un plato. No se fíen, le encanta bromear y, como todas las mentes inteligentes, es capaz de reírse de sí mismo. Imita sin piedad a Torrente, a Eduard Punset y a quien se le ponga por delante. Canta rap acompañado por los concursantes y es lo único que confiesa que ensaya… Por motivos obvios. Hurtado trabaja sin guión, sin autocue, ni pinganillo, ni nada. Las preguntas son lo único del concurso que no deja a la improvisación. No en vano lleva 20 años de ensayos.

Icono del pop

Las redes sociales le han convertido en el icono pop de una sociedad cibernética seducida por su perpetuidad. Jordi Hurtado es el ídolo virtual de muchos adolescentes que probablemente no imaginen la televisión sin su rostro dentro. Asunto que él ha sabido rentabilizar participando en un anuncio publicitario en calidad de inmortal y con un cameo en El ministerio del tiempo.

En estos 20 años ha tenido que abandonar el barco sólo una vez y por motivos de salud. El pasado 9 de mayo fue sustituido por Luis Larrodera, Jordi Hurtado estuvo poco más de un mes lejos del plató y su ausencia se convirtió en Trending Topic. Los memes sobre su desaparición poblaron las redes, los whatsapp y los correos electrónicos. Larrodera se vio obligado a tranquilizar a la audiencia.

Cuando fallece un personaje histórico, las redes siempre se acuerdan de Jordi Hurtado. Sin ir muy lejos, tras la muerte de Fidel Castro el veterano presentador se convirtió en uno de los temas más comentados en Twitter. Él, impasible, ya ha confesado en más de una ocasión que pretende ser como los actores de teatro que se suben a las tablas aun siendo octogenarios. Es lo que tienen los autónomos, la jubilación les resulta más complicada.

Memes de Jordi Hurtado, el presentador de 'Saber y Ganar'.

Memes de Jordi Hurtado, el presentador de ‘Saber y Ganar’.

Lo que no queda muy claro es si cuando sea octogenario podrá mantener el tipo. Como el resto de los concursos de televisión, Saber y Ganar se emite enlatado. El programa se graba en los estudios de Sant Cugat, a un ritmo vertiginoso: entre cuatro o cinco programas al día. Sólo van a hacer una excepción. El día del aniversario, por primera vez en su historia, parte del programa se emitirá en directo, con momentos especiales y con una prueba extraordinaria en el límite del riesgo.

Esa edición especial estará dedicada a los tres concursantes que más tiempo han pasado en el plató del programa (los que han llegado a los 200 programas): Oscar Díez, Víctor Castro y Manolo Romero.