La ceremonia de los Grammy empezó con Adele interpretando Hello y terminó con la cantante como gran ganadora de la noche, por delante de una Beyoncé convertida en diosa de la maternidad durante la gala y con permiso de David Bowie cuyo último disco, Blackstar, sumó cinco Grammys.

La ceremonia tuvo un marcado acento británico, además de por Adele y Bowie, el presentador de los premios fue James Corden que llevó con fluidez y humor una gala repleta de momentos estelares y en la que no faltaron los mensajes para Trump.

El disco de la británica, 25, es el Grammy al mejor álbum, mejor grabación y Hello es la mejor canción. Adele se llevó los cinco premios a los que estaba nominada. En la noche de Adele también protagonizó el ‘momento Grammy’ cuando la cantante interpretó Fast Love en homenaje a, el también británico, George Michael. La diva hizo parar su actuación para repetirla, no estaba contenta de la manera en la que lo estaba cantando. Reanudó la canción y consiguió emocionar.

La embarazadísima Beyoncé, se llevó dos Grammys, que son suficientes para que nadie le quite su lugar de los altares del pop. Convertida en una diosa de la maternidad se ganó a los asistentes a la gala con su tema Love Drought. La propia Adele, tuvo palabras de admiración para la cantante y le pidió que también “fuera su madre”. La cantante, que espera gemelos, hizo, además, un discurso dedicado a la maternidad con su madre y su hija entre el público.

David Bowie, fallecido en enero de 2016, ha sido también protagonista en esta edición de los premios de la industria musical americana. Si bien el año pasado lo fue por su reciente desaparición y el brillante homenaje de Lady Gaga, este año lo ha sido por motivos musicales. Bowie se impuso en las categorías de Mejor actuación rock, Mejor álbum de música alternativa, Mejor diseño de disco y Mejor ingeniería musical en un álbum de música no clásica.

Mensajes en los Grammys para Trump

Las actuaciones más esperadas de la noche no defraudaron. Lady Gaga se puso más cañera que nunca cantando con Metallica y Katy Perry deslumbró con su tema Chained to the Rhythm. La californiana le mandó el primer mensaje a Trump al terminar su canción al grito de «no al odio» y una proyección de las primeras palabras de la constitución americana: “We the people” (Nosotros el pueblo).

Aunque el mensaje más explícito contra Donald Trump lo protagonizaron los raperos de A Tribe Called Quest quienes llamaron al presidente “Agente naranja” y culminaron su intervención musical rodeados de personas de diversos orígenes del mundo al grito de “¡resistid, resistid!”.

Como en pasadas ediciones, los momentos más emotivos fueron los de los homenajes. Además del sonado tributo de Adele a George Michael, destacó el dedicado por Bruno Mars a Prince. Ataviado como el músico de Minneapolis puso en pie a los asistentes a la ceremonia. Celine Dion, Andra Day, John Legend, Demi Lovato y Keith Urban, entre otros artistas, rindieron homenaje a The Bee Gees, ante el emocionado Barry Gibb, co-fundador de la banda australiana. Por su parte el grupo a capela Pentatonix tuvo además un recuerdo para el recientemente fallecido Al Jarreau.