La Biblioteca Nacional de España se puso manos a la obra en 2008, empezando a trabajar con un sistema de digitalización que a día de hoy consideran un éxito y que ha abierto las puertas de su edificio a un público que antes catalogaban de inaccesible. Ahora, han dado otra paso y presentan su portal de escritores, un proyecto que incluye semblanzas de más de 40 autores que murieron en 1936, en el primer año de la Guerra Civil, o con anterioridad.

«Este año han pasado a dominio público grandes autores como Ramón de Valle-Inclán, Federico Lorca, Ramiro de Maeztu, Pedro Muñoz Seca… y decidimos empezar este portal con ellos y realizamos breves semblanzas», asegura José Luis Bueren, encargo del proyecto. Estos pequeños textos, en los que realizan un biografía de cada uno de los autores seleccionados e incorporan una cronología interactiva y sus obras más importantes, han sido realizamos por el Servicio de Información Bibliográfica de la Biblioteca.

Inicialmente se presenta con una colección dedicada a los autores fallecidos en el año 1936″

«La estructura del portal permite agrupar autores que compartan determinadas características mediante las temáticas. Inicialmente se presenta con una colección dedicada a los autores fallecidos en el año 1936 por la importancia histórica y literaria que esa fecha tiene para España. Es posible, sin embargo, encontrar autores incluidos en el portal que no forman parte de este conjunto», afirman desde la Biblioteca.

Se trata de un primer paso, ya que Bueren asegura que será un portal que se irá alimentando con el tiempo. «Queremos ir ampliando este servicio público con muchos más nombres, incluso nos gustaría contar con grupos de investigación para hablar de determinados autores desconocidos para el gran público», asegura Bueren.

«La finalidad última es facilitar el acceso y dar visibilidad a una parte de las obras digitalizadas que ofrece la Biblioteca. Estas semblanzas tienen un carácter divulgativo, sin descuidar el rigor y la fiabilidad de la información que se ofrece», añaden desde la institución.

La digitalización de la Biblioteca Nacional ha atraído a un público más amplio que la sede de la misma. «Mientras el portal digital ha sumado un total de 5 millones de documentos descargados y 10 millones de páginas vistas, en el mismo periodo en la sede física se prestaron 200.000 libros. La digitalización ha sido todo un éxito. Nos visitan desde todos los países y nos acercamos más a otro tipo de público», asegura.