Joyas, bicicletas… hasta un sofá. Los ingenieros de Peugeot, al menos un grupo de ellos, se han cansado de hacer coches. ¿Quién no? No hay mucho misterio en poner un motor de explosión dentro de una carrocería que se une al suelo con cuatro grandes piezas redondas de caucho. Visto uno vistos todos, debían pensar. Querían desafíos.

Y Peugeot les creo un proyecto a su medida: el Design Lab. Ahí dan rienda suelta a su imaginación creando piezas de joyería y hasta un sofá en Onix, un mineral semiprecioso. Su último diseño, en cualquier caso, está lejos de ayudar al descanso y el confort de sus usuarios. Es una tabla de surf.

La parte inferior está hecha con las últimas innovaciones en fibra de carbono

Bautizada como GTi Surfboard, se trata de una tabla que está diseñada en dos materiales radicalmente distintos. La parte superior es madera natural, mientras que la inferior está hecha con las últimas innovaciones en fibra de carbono. Ese ensamblaje especial ha recibido el calificativo de Coupe Franche, algo así como corte limpio.

La compañía francesa, que tiene en París la sede de su laboratorio de innovación, presentó su tabla de surf en el Festival de Velocidad de Goodwood, en Manchester, una de las citas más grandes del año para los amantes de todo lo relacionado con el motor.

La GTi Surfboard tiene unas aletas cuádruples colocadas a lo largo del borde del borde de la cola, que son las que dota de estabilidad y fluidez a la tabla, ayudando además a que se deslice como debe cortando el agua.

La fabricación es a medida teniendo en cuenta la altura y el peso del usuario.

Es un objeto tan exclusivo que las cabezas pensantes de Peugeot han decidido no ponerle precio. Cualquiera que quiera surcar las olas en una de estas tablas lo hará, además, de manera exclusiva, ya que la fabricación es a medida teniendo en cuenta la altura y el peso del usuario. También estará personalizada con el nombre del surfero incluido. Una cosa es segura: no será barata.