El arquitecto Norman Foster y el Patronato de la Norman Foster Foundation se instalan en Madrid. Concretamente en Monte Esquinza 48 en un palacete del barrio de Salamanca que ha sido remodelado para acoger la institución que se «dedicará a la investigación interdisciplinar, la educación y la elaboración de proyectos en los ámbitos de la arquitectura, el diseño y el urbanismo». La institución esta dirigida por la historiadora de la Arquitectura y comisaria María Nicanor, que se incorpora a la Fundación tras su paso por el Victoria & Albert Museum de Londres y el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York.

Archivo de Foster

El núcleo de la Fundación es su Archivo. Creado en el 2015, el Archivo tiene como objetivo conservar y divulgar la obra arquitectónica de Norman Foster. El contenido del Archivo abarca cronológicamente desde la década de 1950 hasta la actualidad. Desde 2015 se han incorporado más de 74.000 documentos al Archivo, al que se añade obra de forma continua, incluyendo dibujos y planos, material fotográfico, maquetas, correspondencia, cuadernos de bocetos y objetos personales. Estudiantes, investigadores y el público en general pueden acceder por primera vez al Archivo a través de una base de datos abierta disponible en la página web de la Fundación.

El primer proyecto desarrollado por la Fundación es el Droneport, el primer prototipo construido de puerto para drones. El Droneport fue presentado durante la Bienal de Arquitectura de Venecia 2016 y desde marzo de 2017 se expone de forma permanente en el Arsenale de la ciudad. El Droneport es un nuevo tipo de edificio que puede ser construido por comunidades locales en África y surge de la idea de crear una red de puertos para drones a fin de repartir suministros médicos y otros bienes de primera necesidad en zonas de difícil acceso por falta de insfraestructuras de transporte.