Tendencias

Del vidrio se recicla hasta el contenedor

Alumnos de arquitectura diseñan nuevos usos para centenares de contenedores obsoletos

logo
Del vidrio se recicla hasta el contenedor
Criadero de aves a partir de contenedor de vidrio

Criadero de aves a partir de contenedor de vidrio CEU /EcoVidrio

Resumen:

Los míticos iglús de reciclaje de vidrio de hace 20 años pueden convertirse un perfecto gallinero ecológico. O una mini cabaña para montañismo. O un parque infantil de juegos. Un grupo de estudiantes de arquitectura y diseño de la Universidad CEU-San Pablo está al frente de estas ideas de reutilización.

El centro universitario y EcoVidrio han firmado un acuerdo para que la segunda, entidad propietaria de los contenedores de reciclaje verde, se deshaga de los más antiguos de manera sostenible. Es decir: llega el metarreciclaje.


Mira aquí los proyectos presentados para dar un nuevo uso a los viejos contenedores. Vídeo: M.V. | M.E.

 

Hay 215.000 contenedores. Duran hasta 20 años y es necesario ir retirándolos. Por eso hace falta reciclarlos.

Los icónicos iglús nacieron en 1982 en la Plaça Catalunya de Barcelona y en Moratalaz, en Madrid. “Un contenedor vive entre 15 y 20 años”, recuerda Borja Martiarena, responsable de marketing de EcoVidrio. “Cada uno recoge hasta 2 millones de kilos [de botellas, tarros y frascos]. Actualmente tenemos colocados 215.000 en toda España”. Basta echar unas simples cuentas para ver que “había que hacer algo con ellos”. Nuestro país es el que más tiene de la UE por habitante.

La idea termina de tomar forma en el Fab-Lab, el laboratorio de prototipado del campus del CEU-San Pablo Montepríncipe, en Alcorcón. Al frente del mismo está la profesora Aurora Herrera.

“Desde hace unos años” apunta Herrera “en los proyectos de fin de carrera, en la documentación a presentar por el alumno tienen que aparecer los razonamientos y procesos que hacen que sea un proyecto sostenible desde el comienzo”. En este caso, el reto era hacer algo con estas moles de poliéster y fibra de vidrio (paradojicamente, el contenedor de vidrio también tiene vidrio).

El grupo ha estado trabajando cerca de una mes en el Fab-Lab. Carmen, con 27 años y recién titulada, estuvo al frente del proyecto que transforma los contenedores en parques infantiles: “Hoy la arquitectura no hay que enfocarla como antes sólo dedicada a edificios. Los productos pueden ser diseñados por arquitectos y la sostebilidad está a la orden del día, tenemos que estar preparados para ello”.

Estas son las propuestas para reciclar los contenedores