Sin imagen no hay globalización. Sin nuestra cultura audiovisual la globalización cultural no se hubiera producido, pero sin imágenes tampoco podríamos poner rostro a la globalización: ubicua, inabarcable, escurridiza a la vista y la comprensión. El Festival Internacional de Imagen Getxophoto arranca el viernes 1 de septiembre, en esta localidad vasca, donde se contará, en una veintena de exposiciones, los efectos de la globalización a través de los trabajos de 23 autores de varios países. Entre ellos, tres ganadores del World Press Photo, Giulio Di Sturco, Paolo Woods y Daniel Beltrá.

Organizado por la asociación BegiHandi, el encuentro, abierto hasta el 1 de octubre, ha pasado a llamarse Festival Internacional de imagen, en lugar de fotografía porque se acercará, por primera vez, a las instalaciones interactivas y audiovisuales.

Si algo se ha convertido en una marca de identidad de esta cita con la fotografía es su vídeo y campaña promocionales. Este año no ha defraudado la creatividad de la agencia catalana Make it gas  que repite como responsable de su creación con esta genialidad inspirada en el trabajo de Mandy Barker, obra presente en una muestra que denuncia la abundancia de residuos plásticos en el mar.

Mónica Allende es la comisaria de esta edición de Getxophoto que, bajo el título de Transiciones, quiere mostrar el momento de cambio e incertidumbre que vive la sociedad actual. “La globalización ha beneficiado de manera indudable a una gran parte de la humanidad. Sin embargo, hay señales de un crecimiento desigual y, dado que algunos grupos monopolizan cada vez más los beneficios obtenidos a partir de esa globalización, millones de personas quedan excluidas”, mantiene la comisaria.

Jokin Aspuru, director del festival asegura que las exposiciones ofrecen “una mirada amplia a los efectos causados por la globalización en diferentes áreas y, para ello, se abordarán temas como el medio ambiente, las nuevas tecnologías, la alimentación o viajes al espacio”.

La reflexión ecologista tiene un gran peso en el planteamiento de esta edición. “El impacto del cambio climático, el vertiginoso crecimiento global y el excesivo consumismo están llevando a los humanos a un conflicto no sólo entre ellos mismos sino con otras especies y con la propia madre naturaleza respecto a la forma en la que están siendo compartidos los limitados recursos naturales del planeta”, señala Allende en su presentación del festival.

Getxo lleno de instalaciones

La localidad vasca, vecina de Bilbao, se verá ocupada estas semanas por la omnipresencia de la fotografía. Desde la playa de Ereaga al Puerto Viejo y en el centro de Algorta, donde se celebrarán las exposiciones en salas, se ubicarán las obras de reputados autores y de jóvenes artistas de Reino Unido, Italia, México, Ecuador, Japón, Holanda, Bélgica, Irán o Suiza.

Entre ellos destacan Mandy Barker, con un mensaje ecologista a través de imágenes de residuos plásticos que ha recogido por playas de todo el mundo, y Giulio Di Sturco, con imágenes de las ciudades que están surgiendo en torno a los grandes aeropuertos, denominadas “aerotrópolis”.

También se verá la obra de Edmund Clark, que mostrará nuevas formas de control por parte del Gobierno británico, y la exposición “In Flux”, creada por la propia Mónica Allende y Shoair Mavlian, comisaria de la Tate Modern de Londres, con obras de cuatro artistas de Ucrania, Turquía y Portugal.