Es la gran apuesta de Atresmedia para la temporada. La catedral del mar puede presumir de contar con el presupuesto más alto de «esta nueva época en televisión», 12 millones de euros. Con un producto así, los tiempos tienen que estar perfectamente estudiados. Tras seis meses de rodaje, «tan intenso como rodar 8 películas al mismo tiempo», como lo define el director José Frades, la productora abre la primera ventana y muestra el primer tráiler de la serie basada en la novela homónima de Ildefonso Falcones, que ha vendido más de 6 millones de ejemplares y se ha publicado en más de 40 países.

Producida por Atresmedia Series, Televisió de Catalunya y Diagonal TV, La catedral del mar está protagonizada por actores de la talla de Aitor Luna, Michelle Jenner, Silvia Abascal, Pablo Derqui, Daniel Grao y José María Pou. Una de las claves para conseguir una financiación de este nivel fue la entrada de Netflix en la producción; de hecho la emitirán a nivel internacional en su plataforma una vez que haya pasado por Antena 3. La serie no tiene fecha de estreno, pero, dada la exigencia de Netflix, se puede asegurar que será antes de junio de 2018.

Inevitablemente, la historia de La catedral del mar transita paralela a la de Los pilares de la tierra, dos bestsellers muy parecidos que cuentan con una adaptación televisiva como miniserie. Para Frades, lo único en lo que coinciden es en que “ambas historias transcurren alrededor de la construcción de una catedral, no tiene nada más en común”. “La catedral del mar es una historia de venganza, amor y traición en una época histórica marcada por la intolerancia religiosa y la segregación social”. El protagonista es Arnau, un hombre pobre cuya vida transcurre paralela a la construcción de la iglesia del título y que estará marcada por las mujeres.

En pleno siglo XIV Barcelona vive uno de sus momentos más prósperos: la ciudad ha crecido hacia la Ribera, un humilde barrio de pescadores en el que se empieza a construir el mayor templo mariano jamás conocido: Santa María del Mar. La construcción transcurre paralela a la vida de Arnau Estanyol, un siervo de la tierra que, huyendo junto a su padre de los abusos de los señores feudales del campo, se refugia en Barcelona y se convierte en un hombre libre.

Arnau trabajará como palafrenero, bastaix y soldado. Sin embargo, un trepidante ascenso social lo llevará de la miseria a una vida holgada como cambista, algo que despertará los recelos de sus enemigos, que urdirán un complot y pondrán su vida en manos de la Inquisición. Venganza, amor y traición se entrecruzan en una fascinante historia que tiene como trasfondo una Barcelona medieval marcada por la intolerancia religiosa y la segregación social.