Viviremos entre profesiones inexplicables, coches que se pilotan solos, quizá sin petroleo, sin cosas. Sí, sin cosas pero llenos de robots que automatizarán cada una de nuestras actividades. Este martes, la Fundación Telefónica ha acogido la presentación de El fin del mundo tal y como lo conocemos, el nuevo libro de la Marta García Aller que ya está en las librerías y del que El Independiente publicó en exclusiva su primer capítulo.

La periodista ha estado acompañada de Casimiro García-Abadillo, director de El Independiente, y Carlos Alsina, director de Más de uno en Onda Cero; dos veteranos del periodismo que han querido apoyar este proyecto que da luz sobre cómo será el mundo dentro de unos años y que ha conseguido llenar el auditorio de la Fundación con capacidad para más de 250 personas.

La publicación de este libro es el resultado constante de los porqués que se plantea la autora. De su necesidad de conocer cómo funcionaremos o dejaremos de funcionar, de su interés por el avance de la tecnología y su implicación absoluta en nuestras vidas. Habla, así, del cambio que experimentaremos en el mundo laboral, en el médico, en el día a día.

El aprendizaje constante será la forma más inteligente de vivir en un futuro no muy lejano”

“Lo que distingue a los buenos periodistas de los que no lo son es su capacidad para no quedarse en la superficie, de profundizar. Marta reúne estas características y lo demuestra en este libro”, ha asegurado García-Abadillo. Y ha añadido que “nos muestra aquí como será el futuro mirando lo que nos ha ocurrido y lo que nos ocurre. Hemos pasado a un mundo en el que lo único que perdura es la inseguridad”.

La Fundación Telefónica, al completo en la presentación del libro de Marta García Aller.

La Fundación Telefónica, al completo en la presentación del libro de Marta García Aller. EL INDEPENDIENTE

Una inseguridad y unos miedos que nos hacen adaptarnos a los cambios con mayor rapidez. De forma casi inmediata para no quedarnos atrás. Tal y como ha asegurado la propia García Aller, “el aprendizaje constante será la forma más inteligente de vivir en un futuro no muy lejano”.

Para que el público se situase en ese futuro, Alsina se ha ubicado en otro tiempo. “Imaginemos que no están aquí, sino en el sofá de su casa asistiendo a esta presentación y que yo he llegado hasta aquí en un coche sin conductor. Esto es lo que cuenta Marta y lo que ocurrirá en no mucho tiempo”, ha indicado el presentador radiofónico.

Pero además de esos cambios, García Aller habla de rentas universales, de no jubilarse, de mundos virtuales, de robots que hacen nuestro trabajo y que lo hacen mucho mejor.

Medicina y relaciones personales

“Sería irresponsable decir que no llegaremos a vivir 500 años. La palabra imposible no se usa en ciencia”, ha alegado la autora, ante otro de estos cambios. Es el de la medicina, al que dedica uno de los capítulos de su publicación: “Se está estudiando cómo evitar que el paso de la edad deteriore nuestros cuerpos. De lograrse no sólo viviríamos más años, sino que no haría falta jubilarse”.

“También cambiarán las relaciones entre las personas. Podemos imaginar futuros optimistas o menos optimistas. Uno en el que nos apetezca vernos y tocarnos pese a que la tecnología nos permite estar siempre en casa y otro en el que nos encerramos y no nos relacionamos”.

Incluso el concepto de la privacidad se pierde, se diluye. “Mostramos absolutamente toda nuestra vida, hemos perdido nuestro espacio privado”, asegura Aller, refiriéndose sobre todo de los adolescentes. “No podemos subir la vida de nuestros hijos a las redes y luego explicarles que ellos no deben hacerlo, porque no lo van a entender. Y en un futuro esto irá a más”, ha añadido.

“Todos estos cambios están produciéndose de forma rapidísima”, ha sentenciado para cerrar la presentación con el principio. “Hay que estudiar mucho más y no desanimarse con los cambios”.