El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) cuenta con una de las mejores colecciones de fotografía del mundo, si no es la mejor ya que cuenta con más 30.000 fotografías. “En 1940 el MoMA fue el primer museo en crear un departamento de fotografía», explica Darius Himes, responsable internacional del departamento de fotografía de la institución. El museo regularmente revisa su colección y la redefine, «en el caso de la fotografía, estamos en la posición privilegiada de poder hacer subastas de piezas de nuestra colección”, añade Himes.

Esta semana el MoMa inicia la subasta de una selección de 400 fotos en beneficio de su fondo de adquisición para el departamento de Fotografía del Museo. Fotos que, como señala Himes, son una muestra de la historia de las exposiciones de la institución, o lo que es lo mismo, de la historia de la fotografía.

Entre octubre y abril se subastará en la sede neoyorquina de Christie’s y online, la obra de destacados artistas representados en la colección del MoMA: Alfred Stieglitz, Edward Steichen, Ansel Adams, Berenice Abbott, Man Ray, Dorothea Lange, Bill Brandt, Henri Cartier-Bresson, Garry Winogrand y Walker Evans. Todos nombres clave de la historia de la fotografía.

La venta se inicia esta semana con dos lotes de obras. El día 5 arranca con un lote titulado Del pictoralismo a la modernidad, que agrupa imágenes que muestran la evolución de la fotografía desde un arte que imitaba a la pintura (pictoralismo) hacia una fotografía moderna con un lenguaje propio. Entre los pictorialistas destaca la presencia de Ansel Adams y entre los precursores de la modernidad resaltan Alfred Stieglitz y Edward Steichen. De éste último encontramos tanto de su época pictoralista como de sus imágenes más modernas. Steichen está muy vinculado al MoMa, pues fue el primer responsable de su departamento de Fotografía.

Ese mismo día se pondrán a la venta fotos de Henri Cartier-Bresson, uno de los fundadores de la mítica Agencia Magnum y otro maestro de la fotografía presente en la extensa colección del MoMa.

Rayografías

Entre las 400 obras de las que se desprende el museo hay dos Rayografías, dos piezas únicas de Man Ray. El artista vanguardista obtenía fotos por la simple interposición de un objeto entre el papel sensible y la fuente de luz. Por eso no hay copias, porque no hay película, son únicas y se espera que alcancen un valor entre los 150.000 y los 300.000 dólares, cada una. Las Rayografías son de los años 20, cuando Man Ray experimentaba en su cuarto oscuro.